CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
África

Con este billete de 100 billones de dólares no se puede comprar casi nada

Por Earl Nurse

(CNN)– ¿Qué tienen en común el dólar estadounidense, el rand sudafricano, la libra esterlina, el rupee de la India, el yen japonés y el yuan de China?

Todos están entre las monedas que se están usando en Zimbabwe como una solución a los problemas de hiperinflación del país.

Desde 2009, Zimbabwe ha usado otras monedas en lugar de la propia, que se abandonó luego que la hiperinflación de más de 5.000 por ciento la hiciera básicamente despreciable.

El sistema de usar varias monedas ha llevado a la que inflación se ubique en -2,3%, según el banco de ese país.

«Hemos cambiado a un sistema de múltiples monedas para estabilizarnos, y la inflación bajó a 0% y fue mágico», dijo John Mangudya, gobernador del Banco de la Reserva de ese país.

Zimbabwe solía tener un billete de un trillón de dólares zimbabwenses (billones, en español).

El billete, junto con otras denominaciones hiper-infladas incluyendo 10 trillones, un trillón, podían cambiarse por dólares estadounidenses hasta abril de 2016, pero valía apneas 0,40 centavos de dólar.

Ahora tiene más valor por ser una curiosidad, y se ha vendido por precios superiores en sitios web como eBay.

Cuando la inflación llegó al 230,000,000% por ciento en 2009, el banco de reserva del país, tristemente célebre por su inhabilidad de contener la hiper-inflación, declaró el el dólar estadounidense como su moneda oficial.

De una inflación por las nubes a una inflación de -2.3%, Mangudya recuerda esos años difíciles vívidamente. «Era traumatizante», admite, «no teníamos las herramientas para luchar contra el monstruo que la economía estaba enfrentando en ese momento».

El país siguió imprimiendo dinero. Los precios cambiaban cada minuto, causando estrés por las fluctuaciones, uno de los devastadores efectos de la hiperinflación.

«Era terrible. Debías pagar por tu café antes de tomarlo porque si esperabas el precio podía aumentar en sólo minutos», dijo el comerciante Shingi Minyeza, presidente de la firma de inversión Vinal.