Mauricio Funes, presidente de El Salvador entre 2009 y 2014, durante una conferencia de prensa con periodistas internacionales, el 31 de enero de 2014, en San Salvador. (Crédito: Inti Ocon/AFP/Getty Images).

(CNN Español) – La Cámara Segunda de lo Civil admitió la demanda contra el expresidente Mauricio Funes, su hijo, Diego Funes Cañas y la exprimera dama, Vanda Pignato, por el presunto delito de enriquecimiento ilícito, así lo confirmó la Unidad de Prensa del Centro Judicial “Isidro Menéndez”, de San Salvador. 

Según la acusación, presentada por la fiscalía, Funes y su familia incrementaron, sin justificación, su patrimonio en poco más de US$ 728.000 y los magistrados de la Cámara dieron 20 días hábiles para que respondan a esta demanda, un plazo que vence el próximo seis de junio.

Una vez cumplido el plazo, la Cámara fijará fecha para la oferta de pruebas de cargo y descargo, luego deberá ser analizadas y determinar si son encontrados culpables o inocentes.

El expresidente, a través de su cuenta en Twitter, ha dicho que este juicio tiene como base una revancha de la derecha política del país por lo que hizo durante su mandato, entre 2009 y 2014.

La justicia salvadoreña también promueve juicios civiles por supuesto enriquecimiento ilícito contra el expresidente Antonio Saca y la familia del exmandatario Francisco Flores, fallecido a inicios de año.