CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Los latinos detrás del dispositivo que revolucionaría la detección temprana del cáncer

Por CNN Español

(CNN Español) — Cuando la tía del mexicano Jorge Soto se empezó a quejar de dolores en la espalda los doctores pensaron que se trataba de una vieja lesión de sus años jugando tenis.

Pero a medida que avanzaba el tiempo –y que sus molestias continuaban– la mujer fue sometida a prueba tras prueba sin poder dar con la causa. Hasta que descubrieron una sombra en le pulmón, y lo que parecía algo muscular terminó siendo cáncer en etapa tres que hubiera podido ser detectado antes y así mismo tratado con éxito.

“Tenemos medicinas y tratamientos del siglo XXI para tratar el cáncer, pero herramientas de diagnóstico y tecnología del siglo XX”, explica Soto en su intervención en Ted Talks.

Este mexicano hace parte de un grupo interdisciplinario de profesionales liderados por Alejandro Tocigl, un chileno que fundó la empresa Miroculus, y que juntos desarrollaron un dispositivo que podría revolucionar la detección temprana del cáncer.

La bióloga Fay Cristodoulou comenzó la investigación en este campo con la detección de microARN: moléculas pequeñas que regulan la expresión genética. Según la empresa, en un tiempo récord y con una pequeña muestra de tejido (que se puede obtener sin procedimientos invasivos) se puede detectar el cáncer u otras enfermedades.

Soto es el director tecnológico de Miroculus, Tocigl el director ejecutivo, y a este equipo en el que también participa la griega Fay Cristodoulou, se suman, entre otros, el panameño Ferrán Galindo, jefe de operaciones, y los desarrolladores de software colombianos Giovanny Beltran y Julián Vargas.

¿Cómo funciona?

La idea de Miroculus es no sólo detectar a tiempo las enfermedades, sino que sea una herramienta que esté al alcance de todos; el diseño es de bajo costo y puede producirse en una impresora de 3D. Además, afirma Miroculus, un diagnóstico de este tipo cuesta hasta 50 veces menos que uno tradicional.

Estos dispositivos, que aún están en etapa de prototipo, toman una muestra de sangre o tejido, la someten a varias reacciones químicas para analizar el microARN, y en cuestión de dos horas los pacientes pueden tener resultados directamente en su celular.

Según explica Soto en su intervención de Ted, esto es posible debido a que el ARN es como el “mensajero” del ADN que recibe sus códigos y los interpreta, las pequeñas variaciones en el microARN pueden señalar distintos tipos de cáncer.

La empresa fue creada en 2013 y esperan que esta tecnología esté disponible para todos en 2018.