(CNNMoney) - En medio de la crisis política, Brasil se hunde más hacia la recesión.

La economía de Brasil, la más grande de América Latina, se contrajo 5,4% en el primer trimestre de este año, según las cifras que divulgó el gobierno este miércoles.

La noticia llega a 65 días de que comience los Olímpicos en Río de Janeiro y en medio de un convulsionado panorama político.

El mes pasado, la presidenta Dilma Rousseff fue temporalmente suspendida por un voto del Congreso a favor de un juicio político. Su vicepresidente, Michel Temer, ha asumido como presidente interino.

Los expertos predicen que la economía de Brasil se contraiga más de lo que ya lo hizo. El número, mejor de lo que se esperaba, reflejó el último esfuerzo de Rousseff por ganar el apoyo público aumentando el gasto del gobierno en abril antes de la votación.

"Los detalles de las contribuciones a la actividad económica todavía revelan debilidades en partes claves de la economía", dice Neil Shearing, jefe de mercados emergentes en la firma de investigación Capital Economics.

Brasil está en su recesión más duradera desde 1930. La inflación ha aumentada, la confianza del consumidor está cayendo y el escándalo masivo de corrupción rode a los funcionarios desde hace dos años. La mala noticia es que ahí no termina.

Este martes 31 de mayo los funcionarios de gobierno anunciaron que el desempleo en Brasil se había disparado hasta 11,2% entre abril y febrero. Hay 11,4 millones de personas desempleadas, un 20% más que el año pasado.

La recesión de Brasil comenzó al inicio de 2015 cuando los precios de las materias primas –el principal motor del crecimiento– se vinieron abajo y el escándalo de corrupción de la estatal petrolera Petrobras ensombreció a políticos y negociantes.

La crisis política, la recesión y el virus del Zika han causado preocupación sobre la preparación de Río para ser la sede de los Juegos Olímpicos.

Temer, el presidente interino, ya encontró su primer obstáculo. Tres semanas después de posicionarse dos de sus ministros renunciaron por acusaciones de corrupción.

Este domingo se filtró una grabación de una llamada telefónica que reveló que el ministro de Transparencia de Temer le estaba dando consejos a un senador sobre cómo evitar un juicio por corrupción. El ministro Fabiano Silveira renunció este lunes.

El jefe de la cartera de Planeación Romer Juca también dejó su cargo la semana pasada cuando unas grabaciones revelaron que estaba intentando obstruir una investigación federal.

La convulsionada política no ayudará a Brasil a combatir la difícil economía mundial. Los precios de la materia prima siguen bajos mientras China, principal importador de bienes, sigue en desaceleración.

El Banco Central de Brasil estimó que la economía se contraería el 3,5% en 2016. El año pasado, la economía se contrajo el 3,8%.