(CNN Español) – Paraguay es de esas selecciones que hay que ver y de las cuales hay que estar atentos por sus destellos y porque muchas veces van de menos a más.

El cuadro guaraní ha ganado la Copa América dos ocasiones, en 1953 y 1979, y en 2011 fue subcampeón cuando Argentina se coronó en la justa continental.

El año pasado, la “Albirroja” quedó en cuarto lugar y para este torneo centenario no hay que descartar que puede ser protagonista.

Pero los paraguayos, dirigidos por Ramón Ángel Díaz, tendrán enfrente a los anfitriones, el equipo de Estados Unidos, a la contundente Colombia y la garra de Costa Rica.

Talento hay en el plantel de Paraguay. Basta con ver que los ocho delanteros convocados por el “Pelado” juegan en el extranjero, aunque habrá que ver cuánto pesará la ausencia de su estrella Lucas Barrios, que a última hora declinó ir a la Copa América por tener en mente, primero, su carrera en Brasil.

Miguel Almirón, Víctor Ayala y Gustavo Gómez acaban de ganar el campeonato en el fútbol argentino defendiendo los colores del Atlético Lanús.

La “Albirroja” está ubicada en el lugar 39 de la clasificación mundial de la FIFA. Esta será su participación 36 en la Copa América.

Estos son los convocados por Díaz:

Arqueros 
Diego Barreto
Antony Silva
Justo Villar

Defensas
Fabián Balbuena
Paulo Da Silva
Gustavo Gómez
Miguel Samudio
Bruno Valdez

Mediocampistas
Celso Ortiz
Robert Piris Da Motta
Blas Riveros
Rodrigo Rojas
Oscar Romero

Delanteros
Miguel Almirón
Victor Ayala
Edgar Benítez
Jorge Benítez
Derlis González
Juan Iturbe
Darío Lezcano
Iván Piris
Antonio Sanabria
Nelson Valdez

La Albirroja en las redes sociales:

Twitter: @Albirroja
Figuras@bruvaldez@gustavogomez462@conejobenitez27
D.T.: @ramondiaz9dt

Otros datos:

El nombre oficial del país es República del Paraguay. Su capital es Asunción . Es una república presidencialista.

El territorio está dividido en 17 departamentos regidos por un gobernador, una junta departamental y cada distrito tiene un gobierno local encabezado por un Intendente municipal.

En el país se hablan español y guaraní (Las lenguas indígenas forman parte del patrimonio cultural de la nación).

Tiene frontera internacional con Brasil, Bolivia y Argentina.

El lema del país es “Paz y Justicia”. No se sabe quién escribió la música del Himno Nacional, pero su letra es obra de Francisco Acuña de Figueroa.

El actual mandatario es Horacio Cartes, un politíco, empresario y líder deportivo.

Según el último censo, Paraguay tiene una población de 6 millones 854 mil 536 habitantes.

Gracias a la presa de Itaipú, la segunda represa hidroléctrica más grande del mundo, Paraguay se convirtió en uno de los mayores exportadores de energía. Itaipú es compartida con Brasil.

En Estados Unidos, hay comunidades paraguayas en Virginia y Florida, pero las más numerosas están en Nueva Jersey y Nueva York, en especial en Queens. En el barrio de Flushing hasta tienen una liga de fútbol, comenta Juan Rojas, presidente del Comité de Paraguayos en Georgia.

Por ser un país multicultural, Paraguay es también un país peculiar y diferente. Cuenta con poblaciones autóctonas de cinco familias lingüísticas y los inmigrantes de varios puntos del planeta aportan a la riqueza de manifestaciones culturales.

El país sudamericano cuenta con una población mestiza, pero no existen conceptos de mestizaje cultural o racial a diferencia de otros países del continente.

Paraguay cuenta con un recorrido turístico por el Río Paraguay y el Carnaval de Encarnación, el más importante del país, atrae a 50.000 turistas aproximadamente.

Ciudad del Este y la Triple Frontera -el trifinio internacional cerca de las famosas Cataratas de Iguazú, donde confluyen Brasil, Argentina y Paraguay- son lugares obligados de visita cuando se hace turismo en Paraguay.

Uno de los platillos insignia de su cocina es la sopa paraguaya, única sopa sólida, y su bebida nacional es el tereré.
Pero quizá algo de lo más tradicional entre los paraguayos es la chipa, un pan hecho con almidón de mandioca, queso duro, leche, huevos, manteca y sal.

Y no hay que perder de vista al borí-borí, un caldo de gallina o res con pequeñas bolitas de maíz y queso, una combinación capaz de levantar a un muerto. “Sopa paraguaya y borí-borí son esenciales, no pueden faltar, son requeridos”, cuenta Fabricio Tapia, dueño del restaurant “Sabor Guaraní”, de Queens.

¿Y el asado?

El asado -una variedad de carnes a la parrilla- no puede faltar, coinciden tanto Rojas como Tapia.

“Fútbol y asado son religión en Paraguay”, sentencia Juan Rojas, el presidente del Comité de Paraguayos en Georgia.

Fabricio Tapia y los propietarios de otros de los abundantes restaurantes paraguayos en el área de Queens están organizando ya el viaje, en autobús, de un grupo de sus paisanos a Filadelfia, donde la “Albirroja” enfrentará a Estados Unidos, el 11 de junio.

Por tradición, Paraguay es un país futbolero y además de sus dos campeonatos en la Copa América, destaca su medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas, en el 2004. Sus equipos más queridos y más odiados por la hinchada son el Cerro Porteño, el Olimpia y el Guaraní. Pero en esta ocasión, nadie habla de rivalidades, sino de sueños albirrojos.