[Advertencia: el siguiente es un testimonio fuerte que describe un hecho de violencia sexual. Se recomienda discreción]

(CNNEspañol) - A Rosa Margarita Ortíz Macías la robaron, la golpearon hasta hacerla sangrar, la violaron mientras le apuntaban con un arma en la cabeza, la insultaron mientras la ultrajaban, le hicieron repetir que le gustaba mientras la violentaban. Todo esto, relata ella, ocurrió en un autobús de servicio público en un viaje que recordará por el resto de su vida.

El pasado 7 de junio dos hombres se subieron a un bus de servicio público en la vía que conduce de Ciudad de México a San Luis Potosí. Según Ortíz Macías, los presuntos atacantes entraron al bus de la empresa ETN luego de que el conductor les abriera la puerta en un estancamiento de tráfico en el punto de Coyotepec a eso de las 10:15 p.m.

Rosa Margarita Ortiz, esposa de Adolfo Micalco Méndez, exdiputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), denunció su experiencia en un video publicado en la página de Facebook de Micalco Méndez el pasado 14 de junio.

La Procuraduría General de la República (PGR) inició una investigación "por la probable comisión de delitos en los hechos ocurridos el día 6 de junio del presente año a bordo de un autobús, donde una de las pasajeras sufrió ataque sexual, denunciado una semana después", según dice un comunicado del 20 de junio. La PGR discrepa en la fecha en la que la compañía y la víctima aseguran sucedieron los hechos.

Según los testigos, los hombres, que están prófugos, asaltaron a todas las personas que iban en el bus —8 mujeres y 13 hombres— y violaron a Ortiz Macías luego de descubrir que ella no había entregado todas sus pertenencias en el momento del robo.

Según denunció, uno de los hombres se puso “como loco”, la haló y la obligó a acostarse en una silla, le apuntó con el arma en la cabeza y la violó.

“No vas a gritar porque te mato, no vas a hacer nada porque te mato”, decía el hombre según relató Ortíz Macías.

“Me empieza a violar, me pone la pistola y dice una serie de obscenidades”, relata entre lágrimas la mujer a CNN en Español.

“Me pedía que le repitiera y que le dijera que me gustaba y seguía apuntándome con el arma”.

“Y le decía por favor quítame la pistola de la cabeza porque se te va ir una bala”, recuerda.

Después de que terminó, el hombre que la violó volvió donde los pasajeros y el otro, que estaba en la puerta cuidándole la espalda a su compañero, la obligó a quitarse toda la ropa de la cintura para abajo y le pidió que le entregara su ropa interior para llevársela.

"Tengo miedo de que nos maten"

Mientras tanto, la hija de 12 años de Ortíz Macías estaba escondida en el baño del autobús enviándole un mensaje a su papá, Adolfo Micalco Méndez, quien publicó en Facebook el video de la denuncia de su esposa que se volvió viral en redes.

https://www.facebook.com/Adolfo-Micalco-Mendez-1446247372371305/

“Papá, están asaltando el autobús, yo me metí con Mariana (su prima) al baño… Entonces dijeron ‘dinero o carteras’”, dice la menor el mensaje de voz que le envió a su papá y que conoció CNN en Español.

“Te voy a mandar nuestra ubicación porque tengo miedo de que nos maten”, dice en el mensaje de voz.

Ortíz Macías asegura que los hechos ocurrieron frente a la vista impávida del conductor. Según ella, el chofer no hizo nada por defender a los pasajeros y cuando los hombres se fueron, instó a los pasajeros a no hacer denuncias y tampoco aceptó la ayuda de otros conductores que estaban parados en el tráfico.

“Después de lo ocurrido el conductor del bus se para entre los primeros asientos, mira hacia atrás y dice: '¡ah! Los asaltaron, ¿verdad? Bueno, menos mal no pasó a mayores'”, cuenta Ortíz Macías.

La compañía ETN niega estas acusaciones y asegura que el conductor estuvo “encañonado” durante los 20 minutos que duró el asalto. La mujer dice que fue a ella a quien encañonaron, no al conductor.

“Al retirarse los asaltantes, el conductor pasa al interior de la unidad para informar a los pasajeros, observando si estaban instalados en la parte trasera del autobús donde se encuentran los sanitarios. La señora Rosa Margarita Ortíz Macías se encontraba sentada en la primera fila de los asientos del autobús llorando y en notoria crisis nerviosa”, dijo la empresa en un comunicado el 14 de junio.

La empresa de transportes asegura que los conductores —tanto el titular como el que cubría el segundo turno y estaba de descanso— informaron a una patrulla de la Policía Federal de los hechos ocurridos y solicitaron la intervención de médica de emergencia a los afectados.

Sin embargo, Ortíz Macías dice que quienes la auxiliaron en primera instancia fueron otros pasajeros y que fueron ellos quienes llamaron a la policía, no los conductores.

Los pasajeros tuvieron que quedarse una hora más en el punto donde fue asaltado el bus pues debido al tráfico no podían moverse. Margarita Ortíz Macías tuvo que estar en el lugar que había sido violada durante mucho tiempo más antes de llegar a su casa.

Horas más tarde puso la denuncia ante las autoridades competentes quienes adelantan una investigación para esclarecer los hechos a pesar del pesimismo de la víctima que asegura que no quería denunciar porque “en México una denuncia se queda en el escritorio”.

"¿Qué pasa con México?"

En el desgarrador video de Facebook Margarita Ortiz Macías se hace una pregunta.

“¿Por el amor de Dios, qué pasa en México? ¡Ya basta!”.

Según un informe publicado en noviembre de 2015 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México la violencia contra las mujeres “es un problema de gran dimensión y una práctica social ampliamente extendida en todo el país”.

En ese país 63 de cada 100 mujeres de 15 años y más ”ha experimentado al menos un acto de violencia de cualquier tipo, ya sea violencia emocional, física, sexual, económica, patrimonial, y discriminación laboral”, según datos del INEGI.

En cuanto a los asaltos al transporte público, según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre seguridad pública (ENVIPE) el 28% de los delitos corresponden a robo o asalto en la calle o en vehículos de transporte público, seguido de extorsión (23,6%), robo de vehículos (11,7%), fraude (10,2%), amenazas (9%), robo en casa (6,1%), entre otros.

Durante 2014, en México hubo 28.200 víctimas por cada cien mil habitantes según estima el ENVIPE en un informe publicado en 2015.

Sin embargo, muchas de las víctimas no denuncian pues el 32% considera este trámite como una pérdida de tiempo o desconfían en las autoridades (16,8%). La percepción de inseguridad en los estados de México llegó al 73,2%, según cifras del ENVIPE.

“La violencia contra las mujeres está ampliamente extendida en todo el país y no se trata de actos aislados sino de un patrón general, ya que aún cuando en entidades como el Estado de México, el Distrito Federal, Sonora y Baja California se observan las prevalencias más altas, todas están por encima del 50%”, dice el informe del Instituto Nacional de Estadística.

Valor para denunciar

Margarita Ortiz Macías dijo que se animó a denunciar después de varios días de estar encerrada en su dolor y estar en terapias psicológicas, pues en principio tenía rabia, pero no quería hacer nada. Pero después se decidió a denunciar pues no quiere que este tipo de casos se siga repitiendo.

Por eso insta a las mujeres que han sido violadas a que no se queden calladas como si en México “todo fuera muy bonito”.

“¡Ya basta! Que las mujeres se atrevan [a denunciar] porque no hay algo peor a lo que nos ha tocado vivir; creo yo que no hay”, concluye ella.

Margarita dice que recibió llamadas del gobernador del estado de San Luis Potosí, Juan Manuel Carrera López, que la procuraduría del Estado de México puso una mesa del Ministerio Público para que todos los pasajeros que iban en ese bus denunciaran, y que la procuradora general de la república la llamó a brindarle su apoyo en la investigación, pero todo esto ocurrió según ella, porque hizo público su caso.

Ninguna de estas entidades contestó a CNN para hacer un comentario sobre el caso y, con excepción de la PGR, tampoco han emitido comunicados en redes sociales o la web.