Barcelona cuenta con 10 días hábiles para apelar la sanción y evitar que el defensa español se pierda los cuatro encuentros. (Foto: Getty Images)

(CNN Español) - Este martes España perdió en la Eurocopa por primera vez en 12 años, desperdició la oportunidad de clasificar primera en el grupo y por tanto se enfrentará a Italia en octavos (y posiblemente tendría que medirse ante Alemania y Francia en semis). Pero Además de esa dolorosa derrota deportiva, algo que está siendo muy comentado en redes sociales y por los medios de comunicación es el aparente gesto obsceno de Gerard Piqué antes del inicio del encuentro.

Cuando fue el momento del himnos nacional español, la cámara hizo el habitual paneo por los jugadores. En el momento en que se enfoca a Piqué, se puede ver la mano del jugador catalán —sobre el hombro de De Gea— haciendo lo que parecer ser un dedo obsceno con el dedo: la peineta, higo, pito o pistola, una señal indiscutiblemente vulgar en el mundo occidental.

De inmediato, los usuarios en redes sociales se encargaron de registrar y comentar el momento.

Advertencia: el gesto puede ser ofensivo para algunos

Tras el partido y al ver la polémica, Piqué de inmediato escribió en Twitter que no hay que buscar polémica: se estaba crujiendo los dedos.

El problema con Piqué es que no es la primera polémica que tiene con respecto a su participación en la selección de España. El jugador ha defendido en público el derecho a la autodeterminación de Cataluña —cuyos políticos han propuesto mecanismos para votar por una independencia— y ha recibido pitos y silbidos en partidos de la selección por parte de los hinchas.

Piqué ha aclarado que ahora juega con España porque "ahora soy español" y con goles como el que le marcó  Cuando la semana pasada marcó a república Checa parecía haberse reconciliado con la afición. Pero con esto, de nuevo vuelve al centro de la polémica.

Al parecer el gesto —con o sin intención de Piqué— fue un mal presagio de lo que se venía: Sergio Ramos falló un penalti, perdió ante Croacia y perdió la valiosa posibilidad de no enfrentarse con los grandes equipos de Europa hasta la final.

España llegó a la Eurocopa con el peso de haber ganado las últimas dos anteriores, con la presión de la pifia del Mundial de 2014 y con el compromiso de seguir ganando. Ahora tendrá que enfrentar a una muy dura Italia, y si clasifica tendrá un camino difícil de cara a la final.