(CNNMoney) - Gran Bretaña vota este jueves si continúa como miembro de la Unión Europea o si, por el contrario, se convierte en el primer país que sale del bloque de 28 países.

El resultado de la consulta se dará a conocer el viernes. Pero si el país decide abandonar la Unión, pasarán al menos menos dos años, y posiblemente mucho más, antes de que se haga efectiva la salida británica (Brexit).

¿Por qué se realiza un referéndum?

El primer ministro David Cameron convocó a la votación en un intento de poner fin a años de luchas internas en el seno de su Partido Conservador en torno al tema europeo. Cameron quiere que Gran Bretaña siga en la UE, e intentó a principios de este año convencer a los escépticos mediante la negociación de un "nuevo acuerdo" con los otros 27 países. Sin embargo, muchos compañeros de su partido quieren salirse de todas formas y algunos lideran una campaña a favor de la marcha.

¿Cuáles son los temas principales en debate?

Inmigración

Los partidarios de la salida dicen que Gran Bretaña necesita limitar la inmigración para mitigar el impacto que ha tenido en la vivienda, el bienestar, el empleo y los salarios. Argumentan que es imposible lograrlo dentro de la UE, ya que la Unión insiste en que la gente pueda vivir y trabajar donde elija.

Los activistas a favor de quedarse sostienen que la mayoría de los inmigrantes que llega al Reino Unido viene a trabajar, y paga sus impuestos. Dicen que cerrar la puerta privaría a la economía británica de mano de obra vital y esgrimen los bajos niveles récord de desempleo.

La economía

Los que defienden la salida creen que las regulaciones europeas asfixian a las empresas británicas y que éstas prosperarían si se libraran de ellas. Dicen que Gran Bretaña, por si sola, podría lograr más acuerdos comerciales con economías de rápido crecimiento en todo el mundo. Y argumentan que la UE seguiría dando al Reino Unido un fácil acceso a sus mercados ya que le interesa seguir vendiendo productos a los británicos.

Los defensores de quedarse, por el contrario, consideran que marcharse sería un desastre para la economía, ya que significaría acabar con el tratado de libre comercio con el mayor mercado de exportación para Gran Bretaña. Alrededor del 45% de las exportaciones británicas van a la UE. Además, rechazan las afirmaciones de que ser parte de la UE haya afectado a Gran Bretaña, diciendo que lleva años creciendo más rápidamente que la región, y más rápido que la mayoría de las naciones desarrolladas.

¿Qué es lo peor que podría pasar si ocurre el Brexit?

Una caída de la libra. El Banco de Inglaterra anticipa que la moneda podría caer en picado en caso de una votación a favor del Brexit, y los analistas de Wall Street han pronosticado pérdidas de hasta el 20%. La libra es particularmente vulnerable debido a que el Reino Unido se basa en la inversión extranjera para apoyar su economía.

Caída de la bolsa. Los modelos de riesgo sugieren que la bolsa británica podría caer un 24% a consecuencia de una votación que respalde la salida. Los inversores están preocupados por las perspectivas de crecimiento dada la incertidumbre sobre el comercio con la UE y la posibilidad de que grandes compañías reconsideren sus compromisos con Gran Bretaña.

Recesión. El Banco de Inglaterra y el Fondo Monetario Internacional dicen que votar por la salida podría sumir a Gran Bretaña en una recesión. El FMI y el gobierno británico creen que empobrecería al país de manera permanente. Algunas empresas anticiparon que revisarían sus inversiones en el Reino Unido y un divorcio de la UE probablemente empeoraría las cosas.

Desempleo. El gobierno ha advertido que el Brexit pondrá en riesgo cientos de miles de puestos de trabajo. La recesión haría subir el desempleo, y algunas grandes empresas y bancos podrían reubicar a su personal en Alemania o Francia, para evitar interrupciones en sus negocios con la UE.

Aumentos de impuestos y recortes de gastos. El Tesoro británico dice que el impacto económico hará un agujero en el presupuesto, todavía frágil después de la crisis financiera global. Pronostica que tendrá que subir los impuestos y recortar el gasto para tapar el hueco.

¿Por qué esto debería preocupar al mundo?

Gran Bretaña es la quinta mayor economía del mundo. Una recesión golpearía el crecimiento global, ya de por sí débil.

Sería un golpe para Europa, que todavía lidia con una economía frágil y alto desempleo, y además enfrenta la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

Las consecuencias en el mercado de valores probablemente se vivirían más allá de Europa. Las bolsas estadounidenses podrían sufrir el menor crecimiento mundial, un dólar más fuerte y dificultades para las empresas estadounidenses en Europa.

Muchas compañías de Estados Unidos tienen su sede europea en el Reino Unido. Una votación favorable a la salida de la Unión Europea podría obligarlas a mudar operaciones a otros países de la UE para garantizar el acceso continuado y fácil a esos mercados.

El Brexit podría desencadenar una mayor inestabilidad política en el Reino Unido y Europa. Cameron podría renunciar; Escocia, que defiende la pertenencia a la UE, podría exigir una segunda votación sobre la independencia de Gran Bretaña; y el sentimiento anti-europeo podría propagarse a otros países.