CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

OEA decide estudiar situación de Venezuela pero no activa la Carta Democrática

Por CNN Español

(CNNEspañol) — La Organización de Estados Americanos, OEA, estudiará la situación de Venezuela pero aún no decide si activa la Carta Democrática debido a la crisis humanitaria que se vive en ese país.

En la reunión de este jueves en la OEA sobre Venezuela no se votó la aplicación de la Carta Democrática Interamericana contra ese país.

La reunión inició con un voto sobre el orden del día que Venezuela trató de cancelar pero no pudo hacerlo al perder una votación para ello (20 a favor, 12 en contra, 2 abstenciones).

El secretario general, Luis Almagro, pidió durante la sesión que los países realicen una apreciación colectiva de la situación en Venezuela y adopten las decisiones que estimen convenientes.

Por ello, el organismo da por iniciado el proceso de evaluación de la situación en el país bajo el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana.

La idea, según dijo una fuente de la OEA a CNN, es que a partir de ahora los países estudien cómo atender esa situación. “El objetivo es buscar mecanismos para que se fortalezca una negociación (en Venezuela) que hasta el momento no existe”, dijo la misma fuente.

Para activar la Carta Democrática ante una situación como la de Venezuela, en la que el Gobierno se opone frontalmente a esa medida, el Consejo Permanente de la OEA debe decidir por mayoría (18 votos) que hay una alteración del orden democrático. Eso no ocurrió este jueves.

Almagro: Crisis en Venezuela se deteriora

En la intervención ante el Consejo Permanente, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, aseguró que en Venezuela “existe una grave alteración del orden constitucional en ese país” y presentó un informe actualizado debido al “rápido deterioro de la crisis”.

“Como miembros del sistema interamericano, todos queremos lo mismo: una solución pacífica a la crisis en Venezuela. La vuelta al orden democrático, el fin de la crisis humanitaria. Estabilidad, alimentación, salud y seguridad adecuados. El objetivo hoy es no castigar ni sancionar a Venezuela”, dijo Almagro.

El Secretario general instó al Consejo Permanente para que adopte las medidas necesarias para abordar la crisis “humanitaria inédita e innecesaria” en Venezuela y pidió al organismo que se exprese sobre los llamados presos políticos y los “persistentes informes de tortura”.

Almagro dijo que la OEA “debería apoyar la voluntad del pueblo venezolano en su solicitud de un referendo revocatorio”, “mantenerse del lado correcto de la historia y defender a un pueblo que necesita voz”.

“Solo volviendo a un ejercicio legítimo y responsable del poder, podrá Venezuela volver a la senda de la paz y de la prosperidad”, añadió.

Venezuela: ‘Es un golpe de Estado’

El gobierno de Venezuela se ha pronunciado en repetidas oportunidades en contra de la determinación de la OEA sobre la crisis interna.

Desde el encuentro en Washington, la canciller de Venezuela Delcy Rodríguez dijo que se desconoce un gobierno legítimo y que en la OEA se está gestando un “golpe de Estado”.

“Se está desconociendo al gobierno legítimo y constitucional de Venezuela. […] se está dando un golpe de Estado en esta organización para derrocar el Gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro”, dijo Rodríguez.

El presidente Nicolás Maduro dijo este miércoles que los problemas de Venezuela “los vamos a resolver nosotros dentro de la casa con el diálogo”.

A principios de junio, Almagro presentó un informe en el que aseguraba que Venezuela atraviesa una crisis multidimensional que “desde la precariedad de la situación económica y financiera, compromete su futuro social y político”.

En caso de que el Consejo Permanente determine que existe una alteración del orden democrático, entonces puede aprobar medidas diplomáticas.

Si eso fracasa, el Consejo tiene la potestad de convocar una Asamblea General Extraordinaria con cancilleres, lo que requeriría la aprobación de dos tercios de los países.

En caso de que se active la Carta Democrática y se concluya que —como dice el artículo 19 de la Carta Democrática— en Venezuela hay de hecho una ruptura del orden democrático o una alteración del orden constitucional, ese país no podría seguir participando en las sesiones de la Asamblea General, reuniones y comisiones de la OEA.