CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Informe republicano sobre Bengasi: sin culpas para Hillary Clinton

Por Stephen Collinson

(CNN) – Los republicanos de la Cámara de Representante pusieron fin a una investigación partidista de dos años sobre los ataques terroristas en Bengasi con un informe que establece que las fallas de seguridad condujeron a la muerte de cuatro estadounidenses, pero no contiene revelaciones que puedan dañar a la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton.

El informe de más de 800 páginas pinta un cuadro de tormenta perfecta sobre inercia burocrática, rápido empeoramiento de la seguridad en Libia y falta de recursos en los meses que precedieron a la muerte del embajador Chris Stevens y de tres colegas el 11 de septiembre de 2012.

El gobierno afirmó inicialmente que el ataque fue llevado a cabo por una multitud furiosa en respuesta a un video hecho en EE.UU. con burlas hacia el islam y el profeta Mahoma. Sin embargo, más tarde se determinó que fue un ataque terrorista, algo por lo que los republicanos acusaron a la Casa Blanca de encubrimiento para proteger las posibilidades de reelección del presidente Barack Obama.

El informe del Comité de la Cámara de Representantes sobre Bengasi no culpa directamente a Clinton, ahora virtual candidata presidencial demócrata, pero sugiere que ella y otros funcionarios de la administración no abordaron adecuadamente los riesgos que existían. También sugiere que el propio Stevens era responsable de su seguridad.

Cuando se trata de Clinton, el informe hace hincapié en que la información de inteligencia sugería que un ataque terrorista era posible y que ella y su colaborador de alto rango, Patrick Kennedy, debieron haber dado cuenta de los riesgos que representan para la misión en Bengasi los grupos extremistas.

Clinton dijo al Comité sobre Bengasi el año pasado que era consciente de los peligros en Libia, pero “no hubo inteligencia procesable” que indicara un ataque planeado.

El martes, ella reaccionó al informe diciendo que después de dos años, el Comité no había encontrado “nada, nada” que contradijera la Junta de Revisión de Responsabilidades independiente que ella misma encargó cuando era secretaria de Estado.

“Creo que está bastante claro que es hora de seguir adelante”, dijo Clinton en un acto de campaña en Denver.

Los detalles que rodean al ataque no pueden comprenderse por completo, según el informe. El panel culpa a Clinton y al Departamento de Estado por no entregar todos los mensajes de correo electrónico de su servidor privado, omisión que describe como “una vergüenza”.

Sin embargo, Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado, dijo que los funcionarios cooperaron.

“Cuando se combina con las siete anteriores indagaciones del Congreso, el Departamento ha participado en al menos 15 audiencias, 64 sesiones, 72 entrevistas, y ha proporcionado 100.000 páginas de documentos”, dijo Toner.

El informe del martes incluye el testimonio de altos funcionarios del Departamento de Estado y de inteligencia junto con diplomáticos de menor rango y agentes de seguridad diplomáticos. Agrega detalles sobre los ataques que ya se dieron a conocer por múltiples investigaciones del Congreso e independientes.

Esto demuestra que la evaluación del Departamento de Estado de la situación en Bengasi en 2011 y 2012 observó aumento de la delincuencia y un alto riesgo de violencia de las milicias en el vacío de seguridad dejado por la caída del dictador libio Moammar Gadhafi. La precaria situación de seguridad, según el informe, se ve agravada en el puesto de Bengasi, plagado de fallas en los equipos, falta de mano de obra y se basó en una milicia local, a menudo desorganizada para su protección.

Según el informe, las solicitudes de más seguridad en Bengasi no tuvieron respuesta o fueron rechazadas por funcionarios de alto nivel en Washington, aunque las partes del informe vistas por CNN no ponen directamente la culpabilidad en la puerta de Clinton.