(CNN) - "¡Eres muy candente!"

Tal como la mayoría de los padres se sentirían, Chris "Burr" Martin se sorprendió cuando vio ese comentario publicado en respuesta a una de las selfies sexis que su hija publicó en su cuenta de Instagram.

En vez de decirle que dejara de publica sus fotos o darle un largo sermón, el comediante que vive en Spokane, Washington, decidió de forma creativa tomarse sus propias selfies.

"Lo hice porque ella publicó algo y los chicos en la sección de comentarios fueron demasiado lejos", dijo Martin. "Así que le eché agua al fuego, publiqué una y puse: '¿Que tal conmigo, chicos?'"

Martin ha recreado cinco selfies de Cassie y orgullosamente las publicó en su cuenta de Instagram. Así es, el autoproclamado "papá selfie" ya se ha especializado en la pose de cara de pato.

Ahora tiene más de 16.000 seguidores en Instagram.

¿Cómo reaccionó Cassie? "Ella primero frunció sus ojos, pero una vez que vio que sus amigos creyeron que era divertido, ella lo aceptó", dice Martin. "Disfruto hacer reír a la gente".

Martin es solo uno de muchos padres en Estados Unidos que han usado el humor como parte de la crianza y que han obtenido mucha atención mientras lo hacen.

En 2013, Scott Mackintosh posó con ropa muy corta cuando no quiso que su hija Myey se pusiera unos shorts más cortos de los que él aprobaba.

"El humor de mi papá siempre ha estado mezclad con su crianza", dice Cassie. "Creo que algunos padres deben ponerle algo de cómico a sus opiniones sobre ciertas elecciones de vida que sus hijos hace, pero entiendan a su hijo antes de hacerlo. Las familias diferentes tienen formas diferentes de expresar lo que sienten".