Las autoridades de Estados Unidos advirtieron que hay más de 300.000 vehículos Honda y Acura que deben reemplazar sus bolsas de aire Takata. (Crédito: Getty Images)

(CNNMoney) - Los reguladores federales de seguridad advirtieron a los propietarios de más de 300.000 vehículos Honda y Acura que no deben conducir sus coches sin haber reemplazado sus bolsas de aire Takata.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) informó que las nuevas pruebas muestran que estas bolsas de aire tienen un riesgo mucho mayor de explosión y pueden matar a un conductor o pasajero.

Los modelos identificados por la NHTSA incluyen: Honda Civic años 2001 y 2002, Honda Accord 2001 y 2002, Acura TL 2002 y 2003, Honda CR- V 2002, Honda Odyssey 2002, Acura CL 2003 y Honda Pilot 2003.

El riesgo de estos coches particulares es ahora mayor que 50%, según la agencia. Otras bolsas de aire Takata tienen menos de 1% de posibilidades de explotar.

"El riesgo planteado por los infladores de bolsas de aire en estos vehículos es grave, y es fundamental que sean reparados ahora para evitar más muertes y lesiones graves”, informó la agencia en un comunicado.

Se han registrado 10 muertes estadounidenses vinculadas a la explosión de los airbags Takata. Ocho de esas muertes fueron en los coches que tenían esta bolsa de aire.

Este grupo de coches es un pequeño subconjunto de los automóviles con bolsas de aire Takata que ya han sido retirados del mercado. Casi 70 millones de bolsas de aire en los automóviles de Estados Unidos solo han sido o serán llamados a revisión, según la agencia.

Será necesario hasta 2019 para sustituir estas bolsas de aire porque no todas las piezas de repuesto están disponibles inmediatamente.

Sin embargo, la NHTSA dijo que Honda tiene las piezas de repuesto para arreglar todos los 300.000 coches de alto riesgo cubiertos por esta alerta.