Despedazado por el dolor. Un hombre llora en la ciudad sagrada de Nayaf, en una procesión funeraria de víctimas del atentado con camión bomba en Bagdad. (Crédito: HAIDAR HAMDANI/AFP/Getty Images).

(CNN en Español) – La carnicería que dejaron los yihadistas suicidas de ISIS en la capital de Iraq fue condenada a nivel mundial.

La indignación estalló en la propia Bagdad cuando el primer ministro de Iraq, Haider al Abadi, se presentó en el barrio de Karrada, donde fue perpetrada la masacre.

Decenas de personas empezaron a acosar al séquito del funcionario. La seguridad optó por retirar a al Abadi.

Pero la furia fue a más. Muchos lanzaron piedras, palos y otros objetos contra el convoy del primer ministro.

La multitud gritaba: ¡Ladrón!" y "¡vete de aquí!" a al Abadi y a otros funcionarios que trataron de evaluar los daños por el camión bomba.

 

En un comunicado, al-Abadi dijo que comprende la reacción en "ese momento de dolor" de los residentes que lanzaron objetos contra su convoy.

Las reacciones del papa y la Casa Blanca

Estados Unidos condenó enérgicamente los atroces ataques terroristas de ISIS en Bagdad que mataron a más de 100 personas, incluidas familias que se reunían para romper su ayuno por el ramadán.

"Estos ataques sólo fortalecen nuestra determinación de apoyar a las fuerzas de seguridad iraquíes a medida que avanzan para recuperar el territorio en manos de ISIS, del mismo modo que continuamos intensificando nuestros esfuerzos para erradicar a la red terrorista y los líderes de ISIS", dijo en una declaración Ned Price, vocero del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

En el Vaticano, después del rezo del Ángelus, el papa Franciso llamó a los fieles a orar por las víctimas de los ataques en Bangladesh e Iraq.

"Expreso mi cercanía a los familiares de las víctimas y de los heridos del atentado sucedido ayer en Dacca y también del sucedido en Bagdad. Recemos juntos. Recemos juntos por ellos, por los difuntos y pidamos al Señor para convertir el corazón de los violentos cegados por el odio", imploró el pontífice.

Condena de Ban Ki-moon

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo estar consternado por el desprecio absoluto por la vida humana mostrada por los terroristas que acataron a inocentes que se preparan para las celebraciones de Eid al-Fitr.

"El secretario general pidió al pueblo de Iraq rechazar cualquier intento de extender el miedo y minar la unidad del país. Se insta al gobierno del Iraq a asegurarse que los autores de este horrible crimen sean llevados ante la justicia tan pronto como sea posible", dice una declaración difundida por el vocero de Ban Ki-moon.

UNICEF

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia condenó la matanza en la capital de Iraq, en la que también fueron asesinados al menos 25 niños.

"Cuatro décadas de conflicto han hecho de Iraq uno de los lugares más peligrosos para los niños. Mientras la violencia se intensifica en todo Iraq, la niñez sigue pagando el peor precio", dijo Unicef en un comunicado.

La organización recordó que matar y mutilar a menores es una grave violación al derecho humanitario internacional.