(CNN) - Donald Trump desató su última tormenta este fin de semana cuando tuiteó una crítica gráfica de Hillary Clinton, que contó con una estrella de seis puntas -como la Estrella de David-, un montón de dinero en efectivo y las palabras "candidata más corrupta de la historia".

Los críticos emergieron con quejas de que el gráfico evocaba imágenes antisemitas y la campaña de Trump se negó a responder preguntas sobre el tuit incluso cuando surgieron informes de que la imagen había sido tomada de un sitio supremacista blanco.

El tuit fue borrado y la estrella se cambió por un círculo.

El lunes por la tarde, la campaña Trump finalmente emitió un comunicado sobre la controversia, aunque este pareció más una respuesta a la campaña de Clinton que una explicación de su propio tuit.

Trump rechazó las acusaciones de la campaña de Clinton de que su tuit fuera antisemita dando un portazo a "ataques falsos" e insistiendo en que la estrella representaba una insignia de sheriff.

"Estos falsos ataques de Hillary Clinton tratando de vincular la estrella de David con una estrella base, a menudo utilizada por los sheriffs que se ocupan de los delincuentes y del comportamiento criminal, mostrando una inscripción que dice que Hillary es la candidata más corrupta, con el antisemitismo es ridículo", dijo Trump en el comunicado.

La declaración de Trump no se refirió al hecho de que la campaña tuiteó una imagen que previamente había sido utilizada en un foro supremacista.

El lunes por la noche el director de medios de comunicación social de la campaña, Daniel Scavino, ofreció algunos detalles sobre lo que dijo eran los orígenes de la imagen.

"El gráfico utilizado en las redes sociales este fin de semana no fue creado por la campaña ni se obtuvo de un sitio antisemita", dijo en un comunicado Scavino. "Se tomó de un usuario de Twitter anti-Hillary donde aparecen innumerables imágenes".

Scavino también dijo que como director de medios sociales "nunca ofendería a nadie, por lo que opté por eliminar la imagen".

Estas explicaciones, sin embargo, fueron rechazadas por el presidente de la Liga Anti-Difamación, Jonathan Greenblatt.

"Donald Trump debería dejar de jugar el juego de la culpa y aceptar que su campaña tuiteó una imagen con evidentes connotaciones antisemitas y que, según los informes, fue levantada de un sitio web supremacista blanco", dijo Greenblatt en un comunicado el lunes por la noche.

Los repetidos intentos de obtener más aclaraciones de la campaña de Trump han quedado sin respuesta.