CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Cinco policías muertos en una emboscada durante una protesta en Dallas

Por CNN Español

(CNN Español) — Las autoridades creen que Micah Xavier Johnson fue el único tirador en la emboscada en Dallas que dejó 5 policías muertos y otras nueve personas heridas.

Previamente, el jefe de policía de Dallas, David Brown, había sugerido que otros sospechosos estaban involucrados.

El tiroteo ocurrió en el centro de Dallas la noche de este jueves mientras se desarrollaba una manifestación pacífica contra presuntos abusos policiales en Louisiana y Minnesota.

Johnson, de 25 años, fue abatido por la policía después de horas de negociaciones y disparos en un estacionamiento en el centro de la ciudad. Antes de morir, dijo que quería matar a policías blancos.

Entre los heridos hay siete policías y nueve civiles.

Fue el ataque más mortífero para las fuerzas de seguridad desde los ataques terroristas del 2001, cuando murieron 72 agentes, de acuerdo con el National Law Enforcement Officers Memorial Fund.

Esto es lo que sabemos:

El ataque

https://www.facebook.com/michaelbautista86/videos/vb.100003576517454/899698650159344/?type=2&theater

Manifestantes marchaban pacíficamente por el centro de Dallas cuando ocurrió el ataque. En el lugar se realizaba una protesta luego de la muerte a tiros de dos hombres negros, uno en Louisiana y otro en Minnesota, ambos a manos de agentes blancos.

El testigo GJ McCarthy dijo que en un primer momento pensó que se trataban de fuegos artificiales. A continuación, las explosiones se hicieron más fuertes, dijo, y los manifestantes se dieron cuenta de que eran disparos. Multitudes corrieron a un estacionamiento, y después corrió la voz de que un francotirador estaba cerca.

Dos de los atacantes eran francotiradores que dispararon desde posiciones elevadas, según las autoridades.

“Todo el mundo estaba gritando, la gente corría,” dijo la testigo Clarissa Myles. “Vi al menos 30 disparos”.

Luego, la policía intercambió disparos con un sospechoso durante horas en estacionamiento en el centro de Dallas. Se intentó, sin éxito, negociar con él.

Antes de que las autoridades lo mataran con un explosivo, el sospechoso dijo a los negociadores que habían colocado bombas por toda la ciudad.

La policía no encontró explosivos durante un barrido por la zona.

Las víctimas

En total 12 policías recibieron disparos. La policía dijo que al menos 10 agentes recibieron disparos de un francotirador, y que un oficial recibió un disparo en un tiroteo en el estacionamiento.

Uno de los policías murió en el hospital a causa de sus heridas.

Entre los policías fallecidos, uno pertenecía a la Autoridad de Transporte Público del Área de Dallas (DART, por sus siglas en inglés). Fue identificado como Brent Thompson, de 43 años.

Otros siete policías (tres de DART y cuatro agentes de la policía de Dallas) y dos civiles (un hombre y una mujer) resultaron heridos.

El gobernador de Texas, Greg Abott, ofreció sus condolencias a las fuerzas de seguridad.

“Nuestro pensamientos y oraciones están con las fuerzas de seguridad y los agentes de tránsito de Dallas que murieron esta noche”, dijo en un comunicado.

“Hablé con el Director de Seguridad Pública de Texas Steve McCraw y le he ofrecido la asistencia que necesite Dallas a esta hora. En momentos como estos debemos recordar y hacer énfasis en la importancia de unirnos como estadounidenses”, agregó.

El sospechoso

El jefe de la policía de Dallas explicó que Micah Xavier Johnson murió abatido después de horas atrincherado en un estacionamiento del centro de Dallas, negociando e intercambiando disparos con la policía. Murió por una bomba que detonaron las autoridades.

Dijo que quería matar a personas blancas, sobre todo a agentes blancos, y que estaba molesto por “los últimos disparos de la policía” que culminaron con la muerte de dos hombres de raza negra en Louisiana y Minnesota.

“No vimos ninguna otra opción que utilizar nuestro robot bomba y colocar un dispositivo en su extensión para detonarlo en donde estaba el sospechoso”, dijo Brown. “Otras opciones habrían expuesto a nuestros oficiales a un grave peligro. El sospechoso falleció como consecuencia de la detonación de la bomba”. Brown dijo que actuó solo.

Johnson, de 25 años. No tenía antecedentes criminales ni lazos conocidos con grupos terroristas, según un funcionario de la policía. Johnson había servido en la Reserva del Ejército de Estados Unidos, dijeron dos funcionarios.

Previamente se había informado que otras tres personas estaban en custodia, aunque no se detalló en qué forma podrían estar involucrados.

La investigación

Autoridades dijeron que no hay evidencias de conexión con grupos terroristas internacionales, aunque la investigación está en una etapa preliminar.

En una conferencia de prensa la noche del jueves, Brown sugirió que los sospechosos podrían tener conocimiento de la ruta de la marcha y que se “posicionaron estilo emboscada”.

Brown dijo que “la investigación continuará” hasta que estén seguros de que todos los sospechosos fueron capturados.

Dos muertes en dos días

La protesta en Dallas se llevó a cabo siguiendo a las muertes de dos hombres de raza negra en los últimos días a manos de policías.

En Louisiana, Alton Sterling recibió varios disparos el martes mientras estaba inmovilizado en el suelo con dos policías blancos a su lado afuera de una tienda en Baton Rouge. Un video de su muerte fue publicado en línea, desatando indignación en todo el país.

La noche del miércoles, se produjo otro incidente cerca de Minneapolis, Minnesota, cuando un hombre también de raza negra, Philando Castile, murió tras disparos de un agente tras una parada de tráfico. La mujer que lo acompañaba transmitió en directo en Facebook lo que ocurrió instantes después de los disparos.

Obama: “Calculado y despreciable ataque” 

El presidente Barack Obama dijo el viernes que la nación estaba “horrorizada” después de lo que llamó “un vicioso, calculado y despreciable ataque” contra las fuerzas policiales en Dallas.

El mandatario había condenado las muertes de Sterling y Castile en Minnesota y Louisiana después de llegar a Polonia para asistir a la cumbre de la OTAN.

Horas más tarde, después de que estalló el caos en Dallas, Obama prometió justicia.

“No hay justificación posible para este tipo de ataques ni cualquier tipo de violencia contra las fuerzas de seguridad”, dijo Obama, hablando desde Polonia.”Cualquier persona involucrada en asesinatos sin sentido tendrá que enfrentar plenamente la responsabilidad. Se hará justicia”.

MÁS:  Sospechoso dijo que quería matar a policías blancos | Vigilia por las víctimasHombres negros muertos por acciones policiales en EE.UU. | Obama: “Se hará justicia” |