CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Sospechoso del tiroteo en Dallas dijo que quería matar a policías blancos

Por CNN Español

(CNN Español) — Uno de los sospechosos del tiroteo contra policías en Dallas dijo que estaba molesto por los recientes presuntos casos de abuso policial que culminaron con la muerte de dos hombres negros en los últimos días.

El sospechoso murió tras pasar horas atrincherado y enfrentándose con la policía en un estacionamiento en el centro de la ciudad. 

Fue identificado como Micah Xavier Johnson, de 25 años, de Mesquite, Texas.

Dijo a los agentes que trataban de negociar con el que quería matar a personas de raza blanca, sobre todo a policías blancos, informó el jefe de la policía de la ciudad, David Brown, en conferencia de prensa este viernes.

Las autoridades dijeron que Johnson no tenía antecedentes.

La policía mató al sospechoso con un artefacto explosivo después de varias horas.

«No vimos ninguna otra opción que utilizar nuestro robot bomba y colocar un dispositivo en su extensión para detonarlo en donde estaba el sospechoso», dijo Brown. «Otras opciones habrían expuesto a nuestros oficiales a un grave peligro. El sospechoso falleció como consecuencia de la detonación de la bomba».

Cinco policías murieron y otros siete resultaron heridos en un tiroteo, que comenzó durante una protesta contra la violencia policial la noche del jueves, según las autoridades. Fue el incidente más mortífero para la policía de Estados Unidos desde el 11 de septiembre de 2001. Dos civiles también resultaron heridos en el tiroteo.
El tiroteo estalló en Dallas después de que se difundieran videos que mostraron la muerte de dos hombres afroamericanos por disparos de la policía en Louisiana y Minnesota, estimulado un debate sobre el uso de la fuerza policial en todo el país.
Brown dijo a los reporteros que es demasiado pronto para especular sobre los motivos del sospechoso, y no está claro si hay otros involucrados en libertad.