(CNN Español) - El paso peatonal en la frontera entre Colombia y Venezuela hacia Cúcuta permaneció abierto este domingo durante 12 horas por autorización del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

De forma masiva, venezolanos cruzaron los puentes internacionales para adquirir medicinas y alimentos, productos que escasean en territorio venezolano.

El paso se encuentra cerrado desde agosto del año pasado.

"Ha sido una crisis terrible, no tenemos alimentos y hoy vamos a pasar a la hermana República de Colombia, gracias a los hermanos colombianos por permitirnos pasar", dijo la ama de casa Adelita Rangel, a CNN en Español.

De forma masiva, los residentes de la zona aprovecharon la oportunidad de cruzar la frontera en un proceso que transcurrió con fluidez.

El paso, que antes era algo cotidiano, está ahora prohibido, salvo para casos especiales de personas con permisos por razones de salud o estudios, entre otros.

Con solo transitar unos cinco minutos por el puente internacional Simón Bolívar, muchos dicen haber saboreado este domingo la anhelada normalidad de comprar con variedad y abundancia, dejando atrás las colas, los anaqueles vacíos y un mercado negro especulativo que golpea sus bolsillos. Esperan que este canal humanitario de este domingo sea la antesala a la apertura permanente de la frontera.

"Que este sea el comienzo de la apertura inmediata de los puentes internacionales porque queremos una Venezuela de progreso, que se active el intercambio comercial", dijo la residente en la zona fronteriza, Edith Flores.

La medida se produce luego de que el pasado martes más de 500 mujeres cruzaran la frontera a la fuerza para buscar alimentos y medicinas pese a la presencia militar.

El presidente Maduro decidió cerrarla tras el ataque de supuestos paramilitares colombianos a militares venezolanos que dejó un saldo de cuatro personas heridas.

El gobernador del estado de Táchira, José Vielma Mora, ha insistido en la importancia de reabrir la frontera de forma progresiva con el paso peatonal, de evaluar la autorización al paso de motos y transporte de carga.

La sensación de muchos hoy era de alivio y alegría.