CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Diversidad y Realidad en EE.UU.

Texas: las paradojas de un estado con muchos latinos pero donde pocos de ellos votan

Por Gustavo Valdés

San Antonio, Texas (CNN Español) — En un estado tan grande como Texas, el distrito congresional 23 es un gigante geográfico que abarca casi una cuarta parte del estado; desde las afueras de San Antonio, a la frontera con México y hasta Nuevo México.

Es también uno de los distritos más competitivos de EE.UU., que ha cambiado de manos cada ciclo electoral desde que fue creado en 2012. Pete Gallego es el demócrata que trata de arrebatarle políticamente el territorio al republicano Will Hurd, quien hace dos años, a su vez, tomó el curul de Gallego. Este último dice que la competitividad es buena en un universo político en el que todo parece tan polarizado.

En teoría, el distrito 23 fue diseñado para favorecer a un candidato latino, debido a que el 70 % de su población también lo es. Por lo general, este segmento favorece a los demócratas, pero solo el 53 % puede votar. Además, el distrito incluye varios sectores conservadores.

Gallego cree que hay otra razón por la que no pudo ganar hace dos años: “En realidad, el problema es la falta de participación y la percepción de que no importa quién gane”, dice el candidato. Agrega que los latinos salieron a votar en gran número en 2012 durante una elección presidencial, pero la participación disminuyó en 2014, cuando perdió la elección por unos 2500 votos.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de la Ciudad de Nueva York y comisionado por CNN en Español, el 40 % de los tejanos se identifica como latino, el doble que en 1990. El número de votantes latinos elegibles en el estado se sitúa en 28 % del electorado de Texas, pero la investigación concluye que los latinos se inscriben para votar a un ritmo menor que el promedio nacional para este grupo y se espera que en noviembre, solo el 39% de los electores hispanos salga a votar.

Y aunque los latinos de Texas parecen favorecer a los candidatos demócratas, su falta de participación parece ser parte de la razón por la que los republicanos siguen controlando el estado, según el mismo informe.

Otros, como José Garza, un abogado del Comité Hispano de legisladores del estado de Texas, dicen que los votantes latinos y otras minorías han sido privados, históricamente, de sus derechos.

“La gente tiene que entender la historia de Texas”, dice Garza. “Los funcionarios republicanos y demócratas de Texas han utilizado a los votantes latinos para tomar ventaja y para desalentar su participación y la de las minorías”.

Garza afirma que el distrito congresional 23 es un buen ejemplo de cómo los funcionarios estatales trazaban los límites para incluir un alto porcentaje de latinos imposibilitados de sufragar. “Así que en el papel se ve un distrito sólido, pero en la práctica se manipularon los datos con el fin de asegurarse que ese distrito no elija a un candidato preferido por latinos, no un republicano o demócrata, un candidato preferido por latinos”.

El dinero es también un factor que impide a los candidatos latinos llegar a las oficinas más altas del estado. César Blanco, director interino del Fondo de la Victoria Latino, un grupo dedicado a ayudar económicamente a candidatos latinos en el país, dice que ninguno de los dos partidos principales invierte en candidatos latinos de Texas, un estado que favorece a los republicanos en las elecciones presidenciales, como sucede en la Florida o Nevada, dos estados críticos en las elecciones presidenciales.

“Tenemos que trabajar con grupos nacionales para obtener más recursos”, Blanco dice, añadiendo que los candidatos, incluso latinos, enfrentan a otros minoritarios mejor financiados en las primarias.

Texas tiene muy pocos funcionarios electos latinos a nivel estatal. A pesar de que el 40 % de la población del estado se identifica como latina, el senador Ted Cruz y el comisionado general de tierras texanas, George P. Bush son los latinos de mas alto rango en el estado. Bush es el hijo del exgobernador de la Florida, Jeb Bush, y Columba, su madre, nació en México.

Gallego ve este ciclo electoral con optimismo renovado, esperanzado en que los latinos votarán en “defensa propia”, debido a la forma en que el virtual candidato republicano, Donald Trump, habla de ellos.

Pero los republicanos no están dispuestos a aceptar la derrota. En marzo, el legislador Hurd había recaudado más de 2 millones de dólares para su campaña, el doble de lo recabado por Gallego.