(CNN) - Un científico nuclear iraní que una vez afirmó que fue secuestrado por la CIA ha sido ejecutado después de haber sido acusado de espiar para Estados Unidos.

Shahram Amiri había estado bajo custodia en Irán desde 2010.

"Shahram Amiri tenía acceso a los principales secretos del sistema y había conseguido conectarse con nuestro enemigo número uno el Gran Satán", dijo el portavoz judicial iraní Hojjat al-Eslam Mehdi Mohseni-Ejehei a la prensa este domingo, según la agencia estatal de noticias IRNA.

El caso de Amiri había sido revisado por el alto tribunal iraní, que confirmó la condena, según Mohseni-Ejehei. "El Tribunal Supremo Iraní revisó esta decisión con extremo cuidado dadas las acusaciones de espionaje", dijo.

La acusación de traición en Irán podría resultar en cualquier cosa entre 10 años de prisión y la pena de muerte, explicó Mohseni-Ejehei. Pero desde el inicio del caso de Amiri, todos los tribunales inferiores han dictaminado la ejecución, agregó según IRNA.

Desaparecido

Amiri desapareció en 2009 durante una peregrinación religiosa a Arabia Saudita. Teherán acusó a Washington de secuestrarlo – una acusación EE.UU. negó.

Un año más tarde, unos vídeos que circularon en internet mostraban a un hombre que decía ser el científico. En ellos negó ser un desertor y afirmó que había estado escondiéndose de los agentes de la CIA en el estado de Virginia.

En un video posterior, sin embargo, dijo que estaba viviendo libremente en Arizona.

Dos semanas más tarde, el 14 de julio de 2010, CNN informó de que Amiri había regresado a Teherán después de ir a la sección de intereses de Irán en la embajada de Pakistán en Washington. Él repitió su afirmación de que fue secuestrado por agentes de inteligencia estadounidenses.

En una entrevista con la estatal iraní Press TV, Amiri dijo que se enfrentó a una "guerra psicológica y la presión que son mucho peor que estar en la cárcel".

Sin embargo, funcionarios estadounidenses dijeron en el momento que Amiri había desertado voluntariamente y proporcionó "información útil a los Estados Unidos", una afirmación apoyada por los correos electrónicos enviados a Hilary Clinton – entonces secretaria de Estado – y publicado por el Departamento de Estado de EE.UU. el año pasado.

Acuerdo histórico

En julio del año pasado, Irán accedió a frenar su programa nuclear tras un acuerdo histórico – llamado el Plan Conjunto de Acción General – con el Grupo P5 + 1 de las potencias mundiales, incluyendo Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China, Rusia y Alemania.