(CNN) - Este lunes Donald Trump revelará su estrategia para vencer el terrorismo radical islámico, definiendo la lucha como una contienda ideológica similar a la de la Guerra Fría.

En Ohio, el candidato presidencial republicano trazará sus propuestas para combatir a ISIS y prevenir ataques terroristas en Estados Unidos, entre ellas la prohibición de acceso a personas provenientes de países con fuertes huellas terroristas, donde el gobierno estadounidense no pueda vetar adecuadamente a solicitantes de visa, así como incrementar la cooperación con aliados en Medio Oriente, explicó un asesor de la campaña de Trump.

Trump también está listo para dejar claro que Estados Unidos abandonará cualquier ambición de reconstruir naciones o difundir la democracia en Medio Oriente, ampliando así sus críticas por la guerra de Iraq.

“No siempre podemos elegir a nuestros amigos, pero sabemos que tenemos que combatir a nuestros enemigos. Trabajaremos con cualquiera en Medio Oriente que esté de acuerdo con nosotros en que ISIS debe ser exterminado”, dijo el asesor de campaña.

La anticipada convocatoria de Trump para colaborar con el mundo islámico viene en un contexto de fuertes críticas y condenas al candidato republicano por parte de musulmanes en Estados Unidos y el extranjero desde diciembre, cuando el magnate propuso “un cierre total y completo del acceso a los musulmanes a Estados Unidos”.

Más allá del bloqueo migratorio, Trump también ha sido criticado por sugerir que el presidente Barack Obama está ligado al terrorismo radical islámico, proponer la vigilancia aérea de mezquitas en Estados Unidos y proclamar su creencia de que “el Islam nos odia”.

El funcionario de la campaña de Trump consideró que una declaración clara de que Estados Unidos no tiene la intención de “regenerar el Medio Oriente en una democracia tras otra a punta de pistola” podría fomentar mayor cooperación y asistencia por parte de aliados en la región para combatir al Estado Islámico.

Aunque no se espera que Trump enliste las naciones cuyos ciudadanos tendrían prohibido el acceso a Estados Unidos, el asesor de su campaña puso a Siria y Libia como ejemplos de naciones a las que se les aplicaría la prohibición.

Además, Trump propondría el incremento del veto a individuos mediante la aplicación de un “examen” que cuestionaría a los solicitantes de visa sobre su apoyo a los valores de Estados Unidos con el fin de descartar a aquellos que respalden ideologías extremistas como aquellas contra mujeres, cristianos u homosexuales que podrían ser consideradas represivas o violentas, según el asesor de campaña.

“No hay razón para traer a nuestro país a alguien que abrigue esa hostilidad. Queremos traer personas que sean reformistas o que apoyen la moderación o que adopten o desarrollen las ideas plurales”, afirmó el asesor.