<strong>(CNN Español) - Usain Bolt celebra antes de cruzar la meta porque sabe que lleva la ventaja suficiente para hacerlo. Pero Shaunae Miller, de Bahamas, tuvo un gesto sorprendente para cruzar la meta en un final muy apretado y ganar el oro en los 400 metros.

Se arrojó, de clavado.

Poco antes de la meta, al parecer, se tropezó, y su decisión para asegurar la victoria, al parecer, fue lanzarse hacia adelante y así derrotar a la Allyson Felix —la favorita–, que estaba prácticamente a punto de ganar.

Para algunos fue un tropiezo y para otros una medida anticipada para ganar. Lo cierto es que le valió el oro.

Otra de las muchas imágenes curiosas que nos deja Río 2016.