CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

Presidente de Filipinas a Obama: ‘No soy una marioneta de Estados Unidos’

Por Sheena Jones, Kevin Liptak

(CNN) — El presidente estadounidense Barack Obama debe pensar dos veces antes de hablar sobre el tema de los asesinatos extrajudiciales en Filipinas, advirtió el líder de dicho país este lunes.

El presidente de Estados Unidos y su contraparte filipino, Rodrigo Duterte, se iban a reunir en Laos esta semana, donde Obama se encuentra atendiendo una reunión de líderes del sureste asiático, pero la reunión fue cancelada. Funcionarios de la Casa Blanca habían dicho previamente que Obama confrontaría a Duterte por cómo está manejando Filipinas el tema de la guerra contra las drogas, incluyendo las muertes extrajudiciales o las ejecuciones a manos del gobierno sin el beneficio de procedimientos judiciales o un debido proceso.

Pero el líder filipino no tomó con agrado dicha sugerencia.

¿Quién cree es? Yo no soy una marioneta de Estados Unidos. Soy el presidente de un país soberano y no le respondo a nadie a excepción de los filipinos”, dijo Duterte en un discurso el lunes. “Hijo de p***, te voy a insultar”.

Duterte culpó a Estados Unidos a causa de problemas en la isla de Mindanao, en el sur de Filipinas.

“De hecho, heredamos este problema de Estados Unidos”, dijo. “¿Por qué? Porque ellos invadieron este país y nos hicieron personas subyugadas. Todos tienen un terrible registro de asesinatos extrajudiciales. ¿Por qué hacer un problema de combatir al crimen?”.

Él agregó: “Miren los derechos humanos en Estados Unidos en la misma linea. La misma forma en la que ellos tratan a los inmigrantes“.

Obama ya había sugerido que su reunión planeada con Duterte no se llevaría a cabo.

“Siempre quiero estar seguro de que si tengo una reunión, sea productiva y estemos logrando algo”, dijo Obama durante una conferencia de prensa. “Y si tenemos esta reunión, esto es algo de lo que será tratado”, dijo Obama, en referencia al tema de las drogas.

Desde que Duterte fue electo, más de 1.900 personas han muerto, incluyendo alrededor de 700 en operaciones de la policía que han sido parte de la línea dura del presidente en su guerra contra las drogas.

A pesar de tono de la campaña, un vocero del presidente insiste en que el gobierno de Duterte está en contra de los asesinatos extrajudiciales.

“No condonamos esos actos”, dijo Martin Andanar, secretario de la Oficina Presidencial de Comunicaciones.

Ben Westcott y Euan McKirdy contribuyeron con este reporte.