SECAUCUS, Nueva Jersey (CNN) - Víctor Ortiz, un veterano policía de tránsito de Nueva Jersey, quien ha estado 16 años en la fuerza, ya había terminado su turno nocturno. Él estaba listo para marcar el reloj de salida y comenzar sus vacaciones en el Caribe cuando lo que comenzó como un pequeño incidente se convirtió en un evento de los que te cambian la vida.

"Repaso todo el escenario en mi mente a veces", dice Ortiz. "La gente siempre me pregunta o dice: 'Estas loco, ¿lo harías otra vez?' y yo digo: 'Desde luego, lo haría otra vez. O sea, es mi trabajo".

El escenario inquietante para Ortiz: una decisión que se toma en una fracción de segundo para salvar la vida de un hombre suicida que se aferra a las vías, negándose a moverse mientras un tren expreso se dirige hacia ellos.

"Supe de qué se trataba"

Comenzó durante la hora pico a finales del mes pasado. Un hombre de 56 años de edad que había estado en un tren suburbano de Nueva Jersey comenzó a discutir con el conductor. El hombre dijo a los investigadores que él estaba en camino a Nueva York para recoger un medicamento para un problema psicológico y empezó a inquietarse cuando el conductor del tren alertó a la policía en la estación de tren Frank R. Lautenberg en Secaucus que un pasajero indisciplinado estaba a bordo, informó la policía.

 

https://www.youtube.com/watch?v=tDW-JKg-M9w

Ortiz estaba hablando con el conductor sobre el incidente y el pasajero se puso cada vez más agitado.

"Estaba furioso por el hecho de que el conductor había llamado a la policía", dijo Ortiz.

Minutos después, el pasajero empezó a correr. Ortiz lo persiguió por la plataforma. Entonces, el hombre saltó a las vías y cruzó a un segundo conjunto de vías reservadas para los trenes expresos, dijo Ortiz.

En estas vías, los trenes pueden pasar por la estación a velocidades de hasta 128 kilómetros por hora.

"Miré hacia arriba y vi el tren que viene de casi 800 metros de distancia", dijo Ortiz. "Vi luces y en ese momento supe que se trataba de este".

"Mi trabajo es proteger y servir"

Ortiz estima que el tren se movía más de 110 kilómetros por hora. Escuchó el frenado del tren, pero sabía que por la cantidad de peso viniendo tan rápido y tan cerca, nunca podría detenerse a tiempo.

Ortiz consiguió liberarle un puño. Sus brazos estaban tan sudorosos que Ortiz solo podía jalar del puño mientras intentaba sacarlo de las vías.

"Él se dobló hasta las rodillas y luego hacia sus brazos y dijo en ese momento: "solo quiero a morir. El hombre angustiado repetía esas palabras: "Quiero morir".

Un video tomado por cámaras de vigilancia deja el estómago revuelto. Muestra a Ortiz jalando al hombre de más de 130 kilos. A medida que el tren se acerca, Ortiz da el último tirón y ambos se ponen a salvo.

El pasajero, que ahora enfrenta varios cargos, más tarde se disculpó con el oficial.

"Cada vida me importa", dijo Ortiz. "Se puso en peligro y mi trabajo es proteger y servir".

Un video viral y unas vacaciones

El modesto oficial de policía -que dice que el incidente fue el más traumático de su carrera- espera que luego de su obra algunas mentes cambien, con respecto a lo que los agentes del orden hacen todos los días.

"La policía, tenemos un mal estigma", dijo Ortiz. "Hoy en día, con cámaras y celulares y cosas, nuestro trabajo no es apreciado por lo que hacer mi trabajo en el momento envía un mensaje importante".

Ortiz, el video y su historia se convirtieron en tal sensación viral, que inclusive su hija de 13 años quedó impresionada.

"Ella fue a la escuela y todo el mundo estaba como "vimos a tu papá en la televisión". Así como, "oh mi Dios".

Ortiz no se dio cuenta de la gravedad del incidente hasta mucho más tarde. Cuando por fin salió por la mañana, estaba más que listo para su bien merecida y ganada escapada a la playa.