(CNN) - No todos los días uno tiene un billete de hace 700 años en las manos.

Y para Ray Tregaskis, director de la casa de subastas de Arte Asiático Mossgreen, con sede en Australia, esta escasa oportunidad es como el mayor descubrimiento de la vida.

Tregaskis halló ese tesoro mientras revisaba la parte inferior de una escultura budista del siglo XIV, tallada en madera. Allí, escondido entre la cavidad craneal, encontró un pedazo de papel muy arrugado. Tras una inspección más detallada, el sencillo papel resultó ser un billete de la dinastía Ming de hace 700 años, de los primeros que se imprimieron en China.

“Esta es la primera vez, que sepamos, que un billete ha sido descubierto dentro de una escultura budista de madera”, dice Tregaskis. “Estábamos sorprendidos, impresionados, y cuando tradujimos el texto, muy emocionados”.

Una caja de sorpresas
Las esculturas budistas antiguas son famosas por ser tesoros escondidos en sí mismos, pero este billete resultó ser un descubrimiento único.

“Es común encontrar mantras enrollados, reliquias, granos, incienso y piedras semipreciosas que fueron puestos en el interior de las esculturas de bronce dorado por un monje o un lama”, dice Luke Guan, especialista en arte asiático de Mossgreen. “Pero nunca habíamos escuchado que alguien hubiera encontrado dinero dentro de una escultura de madera”.

Es imposible saber con certeza cómo terminó allí el billete, pero gracias a las fechas impresas en el papel moneda, los especialistas de Mossgreen han podido establecer la edad de la escultura y comprender mejor su historia.

Lo más probable es que un mecenas del arte lo haya puesto dentro mientras encargaba arreglos a la escultura, tal vez 40 o 50 años después de haber sido elaborada. Se estima que esa fecha está en el siglo XIV, pues tanto el billete como el estilo de tallado sugieren que la escultura fue creada durante el periodo Hongwu, en China.

La escultura de madera representa la cabeza de un Luohan, un sabio que ha pasado a través de cuatro estados de iluminación y ha alcanzado el Nirvana en la cultura budista. De apariencia calmada y segura, los rasgos expresivos de la escultura son claramente visibles en las exageradas líneas y curvas de la cara.

Según Guan, la escultura pudo haber sido parte de una serie de entre 16 y 500 esculturas, que por lo general se mantenían dentro de un templo budista para la oración.

Signo del tiempo
El billete tiene más de 700 años y fue hecho durante la dinastía Ming, que se extendió durante casi 300 años, de 1368 a 1644.

El periodo bajo el emperador Hongwu, Zhu Yuan Zhang -fundador y primer emperador de la dinastía Ming- fue muy próspero, en buena parte gracias a un comercio internacional muy fuerte y al crecimiento demográfico.

Durante ese periodo, China reemplazó su moneda tradicional de plata y oro por papel moneda.

El billete tiene incluso la firma del emperador, con tres sellos oficiales rojos y una línea que dice: “Autorizado por el Departamento de Finanzas, este billete cumple la misma función que las monedas. Aquellos que usen billetes falsos serán decapitados, el denunciante será recompensado con 250 Liang de plata y todas las propiedades del criminal. El tercer año del periodo Hong Wu”.

El billete de un guan era el de más alta denominación disponible en ese momento y equivalía a una liang de plata, lo que tiene un valor nominal de casi 660 yuanes chinos o 98 dólares. Si se vende suelto en una subasta, su valor hoy estaría entre 2.000 y 4.000 dólares.

Además del valor intrínseco que tiene, el billete permite mirar dentro de una era. En ese tiempo, los billetes en China eran elaborados artesanalmente con la corteza del árbol de la mora y eran impresos con grabados de madera, una tecnología que jugó un papel muy importante en la historia china.

El método de impresión, que viene del año 868 antes de Cristo, permitió la divulgación de la información, el arte y la literatura.

La escultura y el billete emprendieron un recorrido por el mundo y pueden verse en Melbourne (Australia), entre el 21 y el 23 de octubre; en Londres (Reino Unido), del 3 al 6 de noviembre, y en Hong Kong, del 24 al 27 de noviembre. La escultura y el billete regresarán en diciembre a Mossgreen, en Sidney, listos para la subasta.

Los dos son parte de la Importante Colección Raphy Star de Arte Asiático y, juntos, pueden alcanzar un valor estimado de entre 30.000 y 50.000 dólares.