CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Otra cara de la crisis en Venezuela: el pago de las deudas a expensas de su gente

Por Patrick Gillespie

(CNN Español) — Venezuela debe más dinero del que tiene en el banco.

Incluyendo un gran pago de bonos que de vencía el miércoles, Venezuela debe alrededor de 11.000 millones de dólares en pagos de bonos entre ahora y el próximo año. Además de eso, le debe también miles de millones más a China, a compañías petroleras extranjeras y a muchos más.

LEE: 4 razones por las que Venezuela se volvió la peor economía del mundo

Y el país está perdiendo dinero rápidamente. A este lunes, Venezuela solo tenía 10.900 millones de dólares en su banco central, la mayoría en barras de oro, junto con unos activos en el Fondo Monetario Internacional y algo de efectivo. A principios de este año, Venezuela tenía 24.000 millones de dólares en el banco.

Están funcionando con lo mínimo, dice says Russ Dallen, socio de Caracas Capital Markets en Miami. Venezuela está “viviendo en tiempo prestado. Tiene a su gente con hambre para pagarle a Wall Street, e incluso parece que esa estrategia se va a agotar”.

Las menguantes reservas del país son un reflejo de su profunda crisis económica, que ha dejado a millones de venezolanos sin acceso a alimentos básicos y medicinas mientras el índice criminal sigue disparado y la convulsión política invade la vida nacional.

El FMI pronostica que la inflación en Venezuela llegará a 500% este año y a 1.660% el próximo. Eso ha causado que los precios de los alimentos suban tanto que la gente no pueda comprar la poca comida disponible en supermercados y tiendas.

Se espera que Venezuela evite un cese de pagos y pague 1.200 millones a los tenedores de bonos. Hace poco obtuvo un alivio cuando algunos de los tenedores de bonos, que aceptaron un “cambio” y acordaron aplazar los vencimientos de pagos. La estatal petrolera PDVSA había advertido que podía caer en default si sus inversionistas no aceptaban el acuerdo.

Venezuela tiene un buen historial de pagos, pero a expensas de su pueblo. Ha priorizado el pago a los tenedores de bonos sobre el pago por comida para la gente. Las importaciones de alimentos en Venezuela cayeron alrededor de 50% en la primera mitad de 2016, comparado con el mismo periodo el año pasado.

Expertos dicen que PDVSA y el Gobierno solo aplazaron el tema: las posibilidades de un cese de pagos aún son altas para el año pasado. También lo es la posibilidad de que empeore la crisis.

“Todo el mundo está sufriendo por esta crisis”, dice Siobhan Morden, jefe de estrategia de ingresos de Latinoamérica en Nomura Holdings. “Parece que hay un punto de inflexión para que esto empeore”.