CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

¿Racismo en Uber y Lyft? Usuarios negros esperan más por un viaje, según estudio

Por Sara Ashley O'Brien

(CNNMoney) — Los conductores de Uber y Lyft están discriminando discretamente a los usuarios basándose en género y raza, según sugiere un nuevo estudio.

De hecho, conductores de Uber en Boston fueron dos veces más propensos a cancelar viajes de pasajeros que tenían nombres “que sonaban como de negros” que aquellos que “sonaban como de blancos”, sugiere el estudio. Así mismo, los conductores también aceptaron servicios de mujeres para viajes más largos y más caros.

Los resultados provienen de un estudio publicado este lunes por profesores del Massachusetts Institute of Technology (MIT), de la Universidad de Stanford y de la Universidad de Washington.

El estudio, reportado primero en Bloomberg, examinó la discriminación racial y de género en compañías de transporte compartido como Uber y Lyft. La investigación fue basada en cerca de 1.500 viajes hechos en Seattle y Boston.

Los autores controlaron las rutas y tenían asistentes de investigación que usaron celulares idénticos, operadores de telefonía móvil y planes de datos iguales para asegurarse de que no hubiera variaciones. Los participantes capturaron información como requerimientos de viajes y tiempo de aceptación, así como tiempos de recogida y de llegada al destino final.

Mientras Lyft muestra el nombre y la foto del pasajero, Uber solo muestra el nombre del pasajero luego de que el conductor acepta el viaje. Sin embargo, la aplicación no muestra la foto del pasajero y el destino final hasta que el usuario es recogido.

Los conductores de Uber son penalizados por cancelar viajes: cada ciudad tiene una tasa de cancelación máxima basada en las cancelaciones promedio en el área.

“Empezamos esta investigación esperando que no viéramos nada, pero encontramos pruebas bastante fuertes de discriminación”, dijo a CNNMoney Christopher Knittel, coautor del estudio y profesor de la Escuela de Gestión Sloan del MIT.

Los empleos generados por Uber se verían amenazados por coches autónomos, según estiman expertos.

En general, los pasajeros negros esperaron 30% más de tiempo para que un UberX llegara, según el estudio. Mientras este porcentaje es específico para Uber, los conductores de Lyft en Seattle fueron también más lentos para aceptar servicios de hombres negros respecto a los servicios de hombres blancos.

Los conductores de Lyft tienen información sobre la identidad de sus pasajeros para evaluarlos por adelantado. Esto sugiere que puede haber discriminación antes de que acepten un viaje.

“No tengo una razón para pensar que los conductores de Lyft son diferentes a los de Uber”, dijo Knittel.

El estudio también reveló que el tiempo de viaje está impactado por el género: las mujeres permanecieron más tiempo en los vehículos —5% más de distancia— que los pasajeros hombres que tomaron las mismas rutas.

No es claro por qué las pasajeras permanecieron más tiempo en los autos, pero algunos factores pueden ser sociales o para cobrar una tarifa más alta, dice Knittel.

Los investigadores citaron evidencia anecdótica: “El viaje adicional al que las mujeres están expuestas parece ser una combinación de ganancias excesivas y coqueteo a una audiencia cautiva”, dice el estudio.

La investigación estuvo limitada a sólo dos mercados, pero Knittel dice que la discriminación parece estar ocurriendo en cualquier lugar y en todas las industrias relacionadas. Por ejemplo, el estudio confirmó que la discriminación aún persiste en la industria de los taxis.

En Seattle, los usuarios participantes probaron taxis tradicionales. El primer taxi paró cerca del 60% de las veces para los investigadores blancos, pero menos del 20% para los investigadores negros.

También ha habido reportes de comportamiento discriminatorio en otras plataformas de economía compartida como Airbnb. En 2015, un estudio de la Universidad de Harvard encontró que los anfitriones de Airbnb tienden menos a alquilar sus casas a huéspedes que tienen nombres que suenen como de negros. Al año siguiente usuarios negros alegaron que los anfitriones seguían rechazando reservaciones debido a su raza.

Airbnb anunció nuevas políticas de inclusión en septiembre y más recientemente envió un correo electrónico pidiéndole a las personas que aceptaran su nuevo “compromiso con la comunidad” para usar el sitio.