(Crédito: ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - No es una novedad. Desde hace varios años hay investigaciones de diversas entidades privadas y públicas sobre el estado de las cárceles en el mundo que han detectado que en la cabeza de las listas de las más superpobladas, muchas son latinoamericanas. Además, los países de la región están entre los que más personas tienen en la cárcel y sus prisiones suelen darse a conocer porque en su interior se violan los derechos humanos y el objetivo de resocializar a los condenados no se cumple o se cumple a medias.

Lo que sorprende es que en los últimos 15 años la cifra de mujeres presas en cárceles de América Latina haya aumentado un 51,6%. Así lo asegura un informe presentado hace unos días en varios países por la Organización de Estados Americanos (OEA), que abarca el periodo 2000-2015 y se basa en información recogida por el Institute for Criminal Policy Research.

De acuerdo con el estudio, titulado “Mujeres, políticas de drogas y encarcelamiento”, la mayoría de las mujeres que están en las prisiones de la región han sido acusadas por distribución o transporte de drogas a pequeña escala.

En cambio, el porcentaje de hombres encarcelados por delitos relacionados con drogas aumentó sólo un 20% en ese mismo periodo de tiempo.

La investigación fue realizada por la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés), el Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC), la organización colombiana de derechos humanos DeJusticia y la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) de la OEA.

El encarcelamiento de mujeres en la región se ha incrementado “a un ritmo alarmante por a expedición de leyes de drogas extremadamente punitivas" y la "imposición de penas desproporcionadas", asegura el informe, y agrega que junto con Asia, América Latina es la región con más mujeres presas del mundo.

"Esta realidad es en toda América Latina. Es una problemática que está asociada a la pobreza, a la violencia de género, a la falta de oportunidades", afirmó en una rueda de prensa realizada en Montevideo para presentar el estudio Mariella Mazzotti, directora del Instituto Nacional de las Mujeres, perteneciente al Ministerio de Desarrollo Social de Uruguay.

“Al estar involucrados muchas veces los hombres, parejas de estas mujeres, de manera forzada las obligan a formar parte de la red, generalmente en la tarea del tránsito, del transporte de la droga”, explicó.

Un estudio del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) presentado en abril del 2015, llamado “Situación de las Prisiones en América Latina”, ya había tocado el tema del incremento de personas en las cárceles de la región por delitos relacionados con el tráfico de drogas, al asegurar que se debe, principalmente, al “énfasis en la imposición de sanciones penales” en los países de la región.

Además, llamó la atención sobre cinco factores que considera están detrás del aumento de la población carcelaria en América Latina: el endurecimiento de las penas, el incremento de los delitos graves, la duración de los procesos judiciales, el abuso de la prisión preventiva y la falta de medidas alternativas.

Superpoblación carcelaria

De acuerdo con una investigación del Centro Internacional de Estudios Penitenciarios de la Universidad de Essex, en el Reino Unido, citada por el diario español El País, entre los diez países con mayor superpoblación carcelaria hay al menos cuatro latinoamericanos.

El primero de la lista es Haití, con una superpoblación del (454.4%). En el cuarto lugar está El Salvador (310%), Guatemala está en el quinto puesto con (310.4%), en el séptimo se encuentra Venezuela (269.8%) y en el octavo aparece Bolivia (256%).

El caso de Paraguay es particular pues aunque en general tiene una tasa de superpoblación del 178%, en su cárcel más importante, la Penitenciaria Nacional de Tacumbú, esa cifra se dispara al 333%.

De acuerdo con el mismo estudio, Brasil ocupa el puesto 46 en la lista de los mayores índices de superpoblación carcelaria, con 157.2%. En México, ese porcentaje es de 118%.

El otro dato que llama la atención sobre la situación carcelaria en Latinoamérica surge de una investigación que se acaba de publicar, realizada en nueve países de la región por el Colectivo de Estudios, Drogas y Derecho (CEDD).

De acuerdo con ese estudio, mientras en Costa Rica (291), Uruguay (278), Brasil (274), Colombia (245), Perú (212), México (212), Ecuador (165) y Argentina (152) están por encima del promedio global de 144 personas en la cárcel por cada 100.000 habitantes, que establece el International Center for Prison Studies, en Bolivia, en cambio, la tasa es de 134.