(CNN) - El tribunal superior de Filipinas ha desestimado un caso que buscaba bloquear el entierro como héroe para el exdictador Ferdinand Marcos, según informó CNN Filipinas.

En una decisión dividida de 9 contra 5 votos, y una abstención, la Corte Suprema rechazó los argumentos de que Marcos no era apto para ser enterrado en el Cementerio Nacional de Héroes en Manila.

La decisión fue recibida con deleite por los seguidores del exdictador que se reunieron a las afueras de la corte, y con indignación por parte de miles de manifestantes que se oponían a ello con pancartas que decían “Marcos no es un héroe” y otras que pedían justicia para las víctimas de la ley marcial.

Lee: Ferdinand Marcos, la historia surrealista de un funeral interminable

Luego de su elección en mayo, el presidente Rodrigo Duterte anunció planes para mover el cuerpo del dictador de su actual lugar de descanso en un mausoleo en la fortaleza de la familia en Ilocos Norte, en el noroeste de Filipinas.

Celebraciones y tristeza

Este martes, Imee Marcos, la hija del exdictador, que es la actual gobernadora de Ilocos Norte, dijo que su padre fue un soldado “y quería ser enterrado junto a sus hombres”.

“El sepelio será simple, como el entierro de un soldado ordinario”, le dijo Marcos a CNN.

Edre Olalia de la National Union of People's Lawyers (NUPL), uno de los demandantes del caso, dijo que la decisión fue una “gran desilusión” y se comprometió a presentar una solicitud de reconsideración ante la corte.

“Las víctimas del brutal y ladrón dictador y aquellos quienes han peleado y están luchado contra todas las formas de tiranía y abuso gubernamental no enterrarán las memorias, experiencias y lecciones de ese horrible periodo”, dijo en el comunicado.

Por su parte, la vicepresidenta de Filipinas, Leni Robredo, quien fue elegida por separado de Duterte y viene de un partido político de oposición, dijo que estaba “profundamente triste” por la decisión de la corte.

“La negativa de la familia (de Marcos) para asumir la responsabilidad de las atrocidades del régimen es un insulto al pueblo filipino”, dijo ella, añadiendo que el funeral “mantiene abiertas las heridas del pasado”.

Un caso de interés público

En octubre, el presidente Rodrigo Duterte dijo que esperaba que la corte decidiera sobre este caso “sin emociones” sino por el “interés público”.

Duterte, cuyo padre sirvió en el gabinete de Marcos y apoyó a la hija del exdictador en las elecciones presidenciales, justificó el reentierro bajo la base de que es legal hacerlo.

“Esta calificado para ser enterrado aquí. Si otros filipinos no quieren esto, bien. Pueden movilizarse, adelante. Pueden usar las calles”, dijo el presidente el pasado mes de agosto.

Imee Marcos, hija de Ferdinand Marcos. (Crédito: Getty Images)

Imee Marcos, hija de Ferdinand Marcos. (Crédito: Getty Images)

La historia de un exdictador

Ferdinand Marcos huyó de Filipinas luego de la revolución en 1986 luego de años de dictadura. Muchos filipinos jóvenes no tienen (o tienen poco) conocimiento sobre Marcos y la ley marcial y en los últimos años han visto a su familia volver a salir al ruedo político.

Marcos murió en el exilio en Hawai, el 28 de septiembre de 1989. Casi 30 años después está a punto de ser finalmente enterrado.

Ferdinand "Bongbong" Marcos Jr. perdió la elección a la vicepresidencia de filipinas por tan solo el 0,64%.

La viuda del exditador, Imelda Marcos, ha sido reelegida cuatro veces en la Cámara de Representantes, a pesar de las controversias en curso sobre grandes sumas de dinero que ella y su esposo saquearon del país.

En febrero, el gobierno aprobó la venta de la colección de joyas de Marcos por 21 millón de dólares.

75.000 personas han aplicado por reparaciones por “violaciones de derechos humanos flagrantes” cometidas por el régimen de Marcos durante su ley marcial desde 1972 hasta 1981.