Washington (CNN) - Le dicen #Calexit.

El interés por presionar una secesión de California de Estados Unidos se disparó desde que Donald Trump ganó las elecciones presidenciales, el martes pasado.

La campaña “Sí California” promueve un referéndum por la independencia y apoya la salida constitucional del estado de Estados Unidos.

Luego de que se conoció que el 60% de los votantes del estado apoyaron a la candidata perdedora, Hillary Clinton, el movimiento ha suscitado un renovado interés.

“Como la sexta economía más fuerte del mundo, California es más poderosa económicamente hablando que Francia y tiene una población más grande que Polonia. Punto por punto California se puede comparar y compite con países, no solo con los otros 49 estados”, se lee en la página web de la campaña.

El término #calexit surgió de la exitosa campaña del “brexit”, que logró que se votara por la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La campaña “Sí California” fue considerada marginal en el pasado, pero se convirtió en tendencia en las redes sociales este miércoles en la noche.

Quienes la apoyan proponen que se realice un referéndum sobre el tema en el 2019, en el que se les pregunte a los votantes si están de acuerdo con que California se convierta en un país independiente. Es una manera, sobre todo, de calibrar el interés de los californianos por el tema.

Por supuesto, una secesión es altamente improbable. Otros políticos han hablado antes de la necesidad de que algunos estados se separen de Estados Unidos, en vano. El exgobernador de Texas Rick Perry sugirió que ese estado debía independizarse en el 2009, durante el efímero ascenso del Tea Party. Pero su idea nunca consiguió apoyo.

De todas maneras, cientos de protestantes -la mayoría de ellos latinos- llegaron al Ayuntamiento de Los Ángeles el miércoles en la noche coreando “Sí se puede”, un grito que durante mucho tiempo movilizó a la Unidad de Campesinos del país (United Farm Workers).

Activistas cantando #NotMyPresident (no es mi presidente) se tomaron las calles de decenas de ciudades, de costa a costa, para protestar por los resultados de la elección que dejaron al magnate y exestrella de los reality shows como el próximo presidente de Estados Unidos.

Las autoridades calcularon que miles de personas se acercaron a la Torre Trump de Nueva York, por ejemplo, para sentar su voz de protesta por las posiciones del presidente electo sobre los inmigrantes y el orden público, entre otros temas.

“Vine hasta aquí para liberarme de todo el miedo que me inundó tan pronto vi los resultados”, aseguró a CNN Nick Powers, uno de los manifestantes.

Euan McKirdy, Susanna Capelouto y Max Blau contribuyeron con este artículo.