Washington (CNN) - La participación electoral en Estados Unidos se hundió casi a su punto más bajo en dos décadas.

Aunque las autoridades electorales siguen con el conteo de los últimos votos, los 126 millones que ya fueron tabulados significan que sólo el 55% de los ciudadanos en capacidad de votar lo hicieron este año.

Ese nivel de participación es el más bajo en una elección presidencial desde 1996, cuando el 53,5% de los votantes habilitados acudieron a las urnas.

A medida que las autoridades electorales siguen con el conteo de votos —como los provisionales o los llamados write-ins, en los que se puede proponer el nombre de cualquier otro candidato distinto a los que aparecen en la tarjeta electoral—, el índice de participación puede variar.

Pero en todo caso se necesitarán 18.7 millones de votos más para alcanzar el punto más alto de participación, que es del 2008, cuando participaron casi el 64% de los ciudadanos en edad para votar.

Eso sí, los primeros resultados de algunos de los estados claves que impulsaron la llegada de Donald Trump a la presidencia revelan que hubo más votantes este año que en el 2012, incluso aunque el nivel de participación general haya decrecido.

En Florida se registraron cerca de 9,4 millones de votos, comparados con los 8.5 millones del 2012. En Michigan hubo 4,8 millones, mientras que allí votaron 4,7 millones hace cuatro años. Y en Carolina del Norte, los 4,7 millones de votos de estas elecciones sobrepasaron casi en 138.000 los del 2012.

Las cifras exactas de participación no se conocerán con claridad sino hasta dentro de varias semanas, cuando las autoridades electorales de todos los estados terminen de tabular y certificar los resultados. No incluyen a las personas que no se han registrado para votar.