(Crédito: NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - Una nueva controversia política surge en Honduras luego del anuncio del presidente, Juan Orlando Hernández, de buscar la reelección presidencial amparada en un fallo judicial que despenaliza la prohibición a un segundo mandato presidencial.

La constitución del país centroamericano en su artículo 239 prohíbe que quien haya ejercido la titularidad del poder ejecutivo pueda reelegirse en el cargo.

Sin embargo el partido oficialista basa su intensión en dos resoluciones emitidas por la sala constitucional de la Corte Suprema de Justicia que en 2015 falló a favor de varios recursos de inaplicabilidad del artículo que prohíbe la reelección presentada por dirigentes del partido de gobierno.

En su fallo, los cinco magistrados a cargo, argumentaron que no se reformó la carta magna porque no tiene facultades para ello, pero sí declaró la inaplicabilidad por tener el control directo de la constitucionalidad de las leyes, como lo establece el artículo 316 de la Constitución. Además, según ellos, el artículo violentaba convenios internacionales que están por encima de la ley primaria hondureña.

La presidenta del oficialista Partido Nacional Honduras, Gladys Aurora López, señaló a CNN que el artículo 239 sigue intacto en la Constitución y que no se ha reformado "pero sí se declaró inaplicable este artículo”, subrayó la también vicepresidenta del Congreso Nacional de honduras.

“En estos momentos lo que le digo es que la reelección es permitida", enfatizó.

Pero para varios profesionales del derecho lo que la sala de lo constitucional de la Corte Suprema de Justicia fallo no está apegado a derecho.

El abogado Raúl Pineda Alvarado señaló que jamás una sala constitucional puede asumir las facultades o las atribuciones que solo competen, dijo, a una Asamblea Nacional Constituyente".

En 2009, el expresidente Manuel Zelaya fue derrocado mediante un golpe de estado y exiliado del país por dos años al pretender realizar una consulta precisamente para permitir la reelección presidencial.

El exmandatario dice que el único que puede parar una nueva crisis política en Honduras es el propio presidente Juan Orlando Hernández desistiendo de su proyecto reeleccionista. Y de no hacerlo, “entonces es el pueblo el que puede bajar y parar el continuismo de esta dictadura, solo el pueblo tienen esa capacidad”, sentenció.

El presidente Juan Orlando Hernández se inscribió este viernes en dos planillas del Partido Nacional, al que pertenece, para participar como aspirante presidencial en las elecciones primarias del 12 de marzo de 2017.

Ante esta acción el diputado del opositor Partido Libertad y Refundación, Rasel Tomé, presentó una denuncia criminal ante el Ministerio Público por los delitos de traición a la patria y violación a los derechos de la Constitución contra el presidente Hernández.

Pero el presidente, Hernández —que no se ha referido a la demanda en su contra— aduce que reelegirse es un derecho universal que le asiste.

"Los tratados internacionales que amparan los derechos fundamentales como el de elegir y ser electo dicen que el bien mayor es que se le respete, sencillo", dijo el mandatario.

Los aspirantes presidenciales de los partidos opositores han rechazado la reelección presidencial y aseguran que lo que les queda es luchar para que esta intención del partido oficialista no se concrete.

Enrique Ortez, precandidato presidencial del Partido Liberal de Honduras, señaló que se debe luchar por la democracia: "No queremos que en Honduras haya otra Venezuela u otra Nicaragua, pero para eso el pueblo hondureño tiene que reclamar su derecho en todos los ámbitos; tenemos que llegar a la desobediencia civil y a la insurrección que dice la Constitución de la República", apuntó el político.

Varios sectores populares, incluyendo los partidos opositores, han llamado a manifestaciones en las calles para detener lo que han denominado como una dictadura del Partido Nacional actualmente en el poder.