Nueva York (CNN) – Un cigarrillo electrónico explotó en el bolsillo de un empleado de una tienda vinos en la ciudad de Nueva York, este miércoles. El dispositivo quemó gravemente al hombre, según informó su abogado.

Otis Gooding, de 31 años, estaba detrás del mostrador de la tienda, hablando con sus compañeros de trabajo, cuando el incidente ocurrió. Sufrió quemaduras en su pierna, muslo y mano, agregó su representante legal Sanford Rubenstein.

El video de la cámara de seguridad, obtenido de la tienda, muestra cuando Gooding salta y las chispas empiezan a salir del bolsillo de su pantalón. Después se ve algo de humo, mientras el hombre intenta sacar el dispositivo de su ropa.

Las quemaduras de Gooding son de tercer grado y se encuentra en la unidad de quemados del Centro Médico Weill Cornell, en donde se espera que sea sometido a cirugía, explicó Rubenstein.

explosion-cigarrillo-electronico

Testigos ‘sacudidos’

Nadie más resultó herido en el incidente, aunque los compañeros de Gooding, que estuvieron presentes, dicen que aún están ‘afectados’ por lo que ocurrió.

John Lee, otro empleado de la tienda Central Cellars Wine and Spirits, en la terminal Grand Central, aseguró que cuando las chispas empezaron a volar corrió a protegerse detrás de una columna.

“Desafortunadamente no había nada que pudiéramos hacer salvo llamar a la policía”, le relató Lee a CNN. “Otis corrió a echarse agua hasta que los paramédicos llegaron. Yo estaba traumatizado al ver a alguien herido de esa manera”, añadió.

Lee, quien también fue fumador de cigarrillos electrónicos, dijo que el dispositivo había sido modificado para personalizarlo. “Nunca he visto un cigarrillo electrónico que tuviera tanto poder. Estos aparatos se pueden alterar y se les puede cambiar el voltaje para que el rendimiento sea más alto”, sostuvo.

Incidentes similares

Ya hay una serie de reportes por incidentes similares con cigarrillos electrónicos. En mayo, un vaporizador explotó en la cara de un joven en Nueva York, volándole los dientes, rasgando su lengua y dejando sus manos llenas de quemaduras.

A principios de ese mes, en Alabama, un joven resultó quemado luego de que el cigarrillo electrónico de uno de sus compañeros explotara y la batería saliera volando hacia su cara. En febrero, una dramática grabación de seguridad mostró cómo la pierna de un hombre era envuelta por llamas, como consecuencia de otra aparente explosión de un cigarrillo electrónico.

De acuerdo a su abogado, Gooding se encuentra con mucho dolor y está decepcionado de no poder pasar el Día de Acción de Gracias con su familia. El siguiente paso será tomar las respectivas acciones legales contra el fabricante del dispositivo, una vez sea identificado, reportó Rubenstein.

Las llamadas para obtener comentarios de la Asociación de Cigarrillos Electrónicos Tabaco Vapor y de la Asociación de Comercio de Alternativas Libres de Humo no fueron contestadas inmediatamente.

Con información de AJ Willingham.