(CNN) – Las autoridades mexicanas reportaron que una investigación, que empezó con una pista anónima sobre secuestros, llevó a un hallazgo espeluznante: 32 cuerpos y 9 cabezas decapitadas.

Los restos fueron enterrados en tumbas ocultas, ubicadas en un lugar remoto y montañoso del estado de Guerrero, donde se vive un foco de violencia por cuenta del narcotráfico.

Ni las víctimas ni los sospechosos han sido intensificados aún, según un comunicado oficial que se publicó este jueves. Las autoridades siguen registrando la zona para ver si encuentran más tumbas de este tipo, añadió la comunicación.

fosas-comunes-mexico

Las autoridades investigan un lugar donde se encontraron tumbas ocultas.

 

La investigación empezó a principios de esta semana después de que las autoridades, conducidas por una pista anónima, encontraran a un hombre que había sido secuestrado y retenido en el campamento de una banda de drogas. En la primera búsqueda, los investigadores encontraron siete cuerpos enterrados en varias tumbas ocultas. Además, encontraron un congelador con restos humanos a su interior, varios vehículos abandonados y municiones para AK-47 y AR-15.

Para el jueves, la cuenta había ascendido a 32 cuerpos encontrados en, por lo menos, 17 tumbas.

El escalofriante hallazgo se produce en medio de una escalada de violencia en el estado de Guerrero, donde los grupos de vigilancia han aumentado y algunos los ciudadanos se encargan de la seguridad con sus propias manos.

La prensa local también informó que hay una guerra entre bandas de narcotráfico, en la región donde se encontraron los cadáveres.

"Aquí hay un fenómeno", dijo esta semana el portavoz del Grupo Coordinador de Guerrero, Robert Alvarez Heredia, a MVS Radio. "Los grandes carteles se han convertido en pequeñas bandas criminales y comparten una característica: el uso extremo e irracional de la violencia".

El viernes, las autoridades revelaron que estaban aumentando la seguridad y enviando más fuerzas de policía federal a Guerrero "para proteger a los ciudadanos que no tienen nada que ver con los enfrentamientos entre grupos criminales".