(CNNMoney) - ¿Eres estadounidense y esperas ir pronto a Cuba? Es complicado.

Muchos esperaron por mucho tiempo que la muerte de Fidel Castro fuera lo que destrabara las prohibiciones de Estados Unidos para volar a Cuba, pero muchas de esas restricciones fueron eliminadas el año pasado.

En julio de 2015 el presidente Barack Obama restableció las relaciones diplomáticas con Cuba después de décadas de separación que datan de la época de la Guerra Fría y la alianza de los cubanos con la Unión Soviética.

Los viajes entre EE.UU. y Cuba han ido creciendo rápidamente. Este martes, United Airlines comienza a volar a la isla, y el jueves Delta comenzará sus vuelos comerciales entre EE.UU. y Cuba por primera vez en 55 años.

Jetblue Ariways, American Airlines, Southwest Airlines y la más pequeña Silver Airways ya comenzaron rutas regulares este año, y se espera que amplíen las frecuencias en las próximas semanas.

Frontier Airlines y Spirit Airlines despegarán en diciembre, y Alaska Airlines en enero. El Departamento de Transporte de Estados Unidos también aprobó los viajes de la aerolínea de Minnesota Sun Country.

Pero mientras la mayoría de aerolíneas han hecho alarde de sus vuelos reabiertos, los estadounidenses aún enfrentan restricciones para llegar allí.

El turismo a Cuba todavía es ilegal, y los ciudadanos de EE.UU. necesitan entrar en una de las 12 categorías de "viajes autorizados" para poder ir a la isla. Esas categorías incluyen competencias atléticas, investigación educativa y visitas familiares.

Las regulaciones son muy específicas. Por ejemplo, a los viajeros de EE.UU. se les permite visitar a un "familiar cercano", que según las reglas es alguien a quien están conectados por "sangre, matrimonio o adopción" en no más de 3 generaciones, según el Departamento del Tesoro.

Una vez que hayas firmado un documento que afirma que tu viaje cae en una de estas categorías, necesitarás obtener una visa y un seguro de viajes, lo que se puede hacer a través de la aerolínea.

El sábado en la mañana, un viaje de ida a vuelta de Nueva York a La Habana estaba en 204 dólares para enero. El mismo viaje en mayo te puede llegar a costar hasta 300 dólares. Los precios pueden variar de una aerolínea a otra, por fechas o por agencia de viajes.

El vocero de Delta, Anthony Black, dijo que muchos estadounidenses están viendo estos cambios como una oportunidad para visitar Cuba.

"Definitivamente hay interés", le dijo a CNNMoney este sábado.