CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Atletismo

Usain Bolt: ¿la siguiente carrera es a Hollywood?

Por Matt Majendie

(CNN) — Detrás del hombre-espectáculo, de los récords de velocidad y de la resultante cascada de oro, ¿quién es en realidad Usain Bolt?

El hombre más rápido del mundo se ha comprometido a una temporada más en las pistas antes de colgar los tenis de correr en Londres -un lugar que él considera su segundo hogar- en el Campeonato Mundial de Atletismo del próximo año. 

I Am Bolt (Yo soy  Bolt) es una idea de los hermanos británicos Ben y Gabe Turner, que en su historial como directores se encuentra The Class of ’92 (La generación del 92) -la historia de los legendarios futbolistas del Manchester United-, así como In The Hands of the Gods (En las manos de los dioses), que sigue a un grupo de jóvenes que buscan conocer a Diego Armando Maradona.

Ellos tuvieron un acceso sin precedentes a la leyenda jamaiquina de la velocidad -la película empieza con Bolt planchando su ropa.

El filme muestra el aburrimiento ocasional de estar encerrado en un cuarto de hotel durante toda una temporada, mientras Bolt va de conducir una lancha rápida o una cuatrimoto a montar un Segway a la mitad de la noche cuando no es capaz de dormir.

“Todos conocen a Bolt”

Entre los que aparecen están Justin Gatlin, probablemente el mayor rival de Bolt y el hombre que más se ha acercado a despojarlo de su hegemonía en la velocidad.

“Bolt es el máximo hombre-espectáculo”, dice Gatlin a CNN. “Nunca hemos visto a nadie como él. Ha hecho mucho por este deporte.

“Cuando piensas en futbol, piensas en Messi y Ronaldo. Con el basquetbol siempre es Michael Jordan. Menciona atletismo y la mayoría de la gente va a pensar primer en Usain Bolt. Todos conocen a Bolt”.

Gatlin ha pedido la cuenta de las conferencias después de una carrera en cualquier campeonato donde, una vez más derrotado, se ha sentado junto a Bolt ante los flashes de los medios.

Lo que se nota antes que todo es un genuino respeto mutuo entre ambos. Un momento revelador de la película es la obstinación de Gatlin por ganar el oro en Río, lo que Bolt reconoce como el catalizador que lo motiva cuando sufre durante los entrenamientos previo a los Juegos Olímpicos.

“Recuerdo haber visto los Olímpicos de Beijing en 2008 cuando estaba afuera”, dijo Gatlin, quien cumplía un castigo por dopaje en aquel momento. “Lo veía y recuerdo pensar que me gustaría tener una rivalidad tipo Ali-Frazier, y quería empujarlo para llegar a la cima del podio”.

“Acelerar es sobre el macho alfa”

Si la carrera de Bolt no hubiera coincidido con la de Gatlin, el estadounidense habría ganado más títulos mundiales. ¿Se lamenta por ello?

“Para nada”, dice. “He tenido rivalidades antes que te impulsan, como Tyson Gay y Asafa Powell, y luego llegó Bolt. Pero si él no hubiera estado ahí, yo no habría mantenido un tiempo de 9.7 o 9.8 segundos.

“Él me ayudó a hacerlo. És un gran competidor, siempre pone lo mejor de sí y eso lo he disfrutado mucho”.

Gatlin recuerda haber visto el factor miedo que Bolt infundía en sus rivales en 2008, algo que él asegura no haber sufrido, aunque su tropiezo en los 100 metros con la victoria a la vista el año pasado en el campeonato de Beijing sugiere otra cosa.

“Acelerar tiene que ver con el macho alfa, pero puedes ver el miedo que infunde en los otros”, dijo Gatlin. “Antes de llegar a la línea de salida, tienen dudas en sus mentes y eso es por culpa de Bolt”.

Como rivales, han preferido mantener su distancia, pero alguna vez se han soltado el pelo.

“Recuerdo que bebimos algunas botellas y estuvimos de fiesta hasta que salió el sol”, recuerda Gatlin acerca de una noche en Zurich. “Nos la pasamos bien, se relajó, es un tipo agradable y sabe lucirse”.

Bolt cuenta con una firme red a su alrededor. Su mejor amigo y manager Nugent “NJ” Walker, quien declinó ser entrevistado por CNN, y su agente Ricky Simms velan por sus asuntos dentro y fuera de la pista.

Ambos protagonizan I Am Bolt, aunque en su caso, Simms dice que “a regañadientes”. El irlandés llegó a Bolt cuando éste ganó el título mundial junior en 200 metros, en Kingston, en 2002. Bolt tenía 15 años, mientras que la mayoría de sus rivales estaban por cumplir o ya habían cumplido los 20.

Simms, también un excorredor, era uno de los agentes que se presentaron ante Bolt y sus padres, y ellos lo eligieron a él.

“Había mucho potencial entonces, pero uno nunca puede estar seguro de cómo van a ir las cosas en caso de lesión”, dice Simms desde su casa en Mónaco. “Ha sido un gran viaje y hemos trabajado de forma muy cercana, como un pequeño equipo. Somos casi como una familia”.

“Refrescantemente honesto”

Simms ha visto crecer a Bolt, pasando de un chico tímido a un coloso de las pistas, uno de los más grandes animadores del deporte.

“Él es el mismo, ya sea que haya dos personas observando o 2 millones”, insiste. “Por eso la gente lo ama.

“Estábamos tratando de averiguar por qué es tan popular, y todo lo que dice es simpático y divertido. Si yo dijera lo mismo, no sería igual, la gente diría ‘mejor siéntate’.

“Él lo saca todo con una mueca y una sonrisa. Es tan honesto y dice lo que ve. Es tan refrescantemente honesto”.

Simms dice que la película muestra que, detrás de su personalidad relajada, Bolt trabaja más que la mayoría. Acostumbra a levantarse a las 5 de la mañana para vencer el calor de Jamaica, probándose a sí mismo que es “un animal al entrenar”.

Y pese a su fama y su fortuna, las actitudes de prima donna no son muchas. “Nadie está 100% feliz todo el tiempo, hasta él tiene sus días pero, aún con eso es una buena persona”, dice Simms.

Bolt, el hombre de negocios

Con sus días de correr a punto de terminar, Bolt se está enfocando a un cruce de caminos en su carrera, y se está preparando para la vida fuera de las pistas.

“Él ha invertido en bienes raíces, tiene algunos patrocinadores claves y hay trabajos en televisión, tal vez en Hollywood”, dice Simms. “Queremos que sea recordado como una leyenda del atletismo, pero queremos que vaya más allá.

“Veamos a George Foreman, ahora es probablemente más conocido por su parrilla que por su boxeo, o Colin Jackson, quien es más conocido como presentador de televisión que por ser corredor de obstáculos”.

Nada diva

I Am Bolt es una honesta reflexión del hombre más rápido del mundo, desde su falta de habilidad para resolver un cubo Rubik hasta su sorprendente nivel de ansiedad antes de la primera carrera de la temporada.

El codirector de la cinta, Gabe Turner, cree que con Bolt lo que se ve es lo que es.

“Su imagen pública y privada son más cercanas que las de cualquier persona de la esfera pública que hayamos conocido. Él se presenta a sí mismo tal cual como es”, dijo Turner a CNN, añadiendo que nunca había visto ninguna actitud de diva en Bolt.

“Ni una sola vez. La única vez que se le vio remotamente irritado fue cuando estaba en su casa. Nos dijo que no llamáramos para hacer cita, sino que llegáramos cuando quisiéramos, y solo se irritó una vez que le preguntamos si podíamos hacer esto o aquello en nuestra particular forma británica”.

I Am Bolt tendrá su estreno a nivel mundial el lunes 28 de noviembre.