(CNN) - El Ministerio de Exteriores de China dijo el sábado que había presentado una queja ante Estados Unidos por una llamada telefónica entre el presidente electo Donald Trump y la presidenta de Taiwán, la cual contravino un protocolo diplomático de décadas.  

El equipo de transición de Trump informó el viernes que el magnate había hablado con la presidenta Tsai Ing-wen, quien lo felicitó por su triunfo en las elecciones.

La conversación es la primera conocida entre un presidente o presidente electo de Estados Unidos y el líder de Taiwán desde que Washington estableció relaciones diplomáticas con Beijing en 1979, dijo Bonnie Glaser, experta en China del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales.

China considera a Taiwán como una provincia rebelde y, en 1979, Estados Unidos reconoció el reclamo chino sobre la isla, como parte de una serie de protocolos para las relaciones China-Estados Unidos, conocidos como política de "una sola China".

Esto quiere decir que no existen relaciones diplomáticas formales entre Estados Unidos y Taiwán, por lo que la decisión de Trump de tomar la llamada de la presidenta podría provocar un problema mayor.

"Hemos observado los informes pertinentes y hemos presentado una representación solemne ante la parte indicada en Estados Unidos", señaló el sábado un comunicado del vocero del Ministerio de Exteriores de China, Geng Shuang.

"Debo señalar que hay una sola China en el mundo y Taiwán es una parte inseparable de ese territorio chino... El principio de 'una sola China' es el fundamento político de las relaciones China-EE.UU.

"Llamamos a la parte pertinente en Estados Unidos a adherirse a la política de 'una sola China', respetar los compromisos de los tres comunicados conjuntos China-Estados Unidos, y manejar los asuntos relacionados con Taiwán propiamente y de forma cuidadosa para evitar causar interferencia innecesaria en toda la relación China-Estados Unidos".

Primera vez en décadas

"durante la conversación, ellos (Trump y Tsai) hicieron notar los cercanos vínculos políticos y de seguridad (existentes) entre Taiwán y Estados Unidos", dijo el viernes el equipo de Trump sobre la llamada. "El presidente electo Trump también felicitó a la presidenta Tsai por haberse convertido en presidenta de Taiwán a principios de este año".

La llamada, reportada primero por el diario Financial Times, pone en riesgo las relaciones entre Estados Unidos y China antes de que Trump asuma la presidencia el 20 de enero.

Además, ha hecho surgir cuestionamientos sobre si Trump contempla un cambio en la política estadounidense, o si se trató del error de un equipo con limitada experiencia en asuntos internacionales.

La noche del viernes, Trump subrayó que Taipei había hecho la llamada.

"La presidenta de Taiwán ME LLAMÓ hoy para felicitarme por ganar la presidencia. ¡Gracias!", tuiteó el presidente electo.

"Interesante cómo Estados Unidos le vende miles de millones de dólares en equipo militar a Taiwán, pero yo no debo aceptar una llamada de felicitación", añadió en otro tuit.

La presidenta de Taiwán emitió una declaración oficial el viernes sobre la llamada telefónica, la cual describió como una "conversación íntima y relajada" que duró 10 minutos.

Los dos compartieron además sus puntos de vista en puntos importantes, de acuerdo con una traducción del comunicado, "en particular, en promover la economía local y fortalecer la defensa nacional, ofreciendo a las personas una mejor vida y una garantía de seguridad. Los dos intercambiaron brevemente sus opiniones sobre la situación en Asia".

Kellyanne Conway, jefa de campaña de Trump, dijo a Anderson Cooper de CNN que no abundaría sobre el comunicado del equipo de transición, pero sugirió que el presidente electo estaba completamente al tanto de las implicaciones de la llamada.

"Él podría o no revelar el contenido completo de la conversación, pero él está al tanto de cómo ha sido la política de Estados Unidos", dijo Conway.

'Sin cambios'

El viernes en la noche, China ya se había comunicado con el gobierno del presidente Barack Obama. Funcionarios de la Casa Blanca declinaron comentar sobre asuntos diplomáticos.

Ned Price, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos dijo "nos mantenemos firmemente comprometidos con nuestra política de 'una sola China' basada en los tres comunicados conjuntos y la ley de relaciones con Taiwán".