(CNN Español) - Está en muchos medios, en las redes sociales de famosos y en boca de los usuarios de internet: el director Bernardo Bertolucci reconoció que parte de la escena de una violación en The Last Tango in Paris (1972) no fue consensuada con la actriz Maria Schneider, quien entonces tenía 19 años. Es decir, que Marlon Brando, quien interpretaba al actor que realizaba el ataque sexual, supuestamente habría abusado de Schneider bajo orden de Bertolucci para obtener una reacción real ante la cámara.

Ahora, tras la redifusión de las declaraciones de Bertolucci, el director quiso aclarar sus comentarios y pidió que se pusiera fin a la polémica. Pero la controversia, 44 años después de los hechos y ahora protagonista de la conversación en medios y redes sociales, parece lejana a acabar.

Por qué reavivó la polémica

Las declaraciones de Bertolucci sobre esa escena no son recientes: lo que ha resurgido es una entrevista de 2013 del director italiano en la Cinemateca Francesa en 2013. Tampoco lo es la denuncia: Schneider (quien murió en 2011 de un cáncer) lo confesó en 2007: "Me sentí humillada y para ser honesta, un poco violada, tanto por Marlon como por Bertolucci. Después de la escena, Marlon no se disculpó ni me consoló. Por fortuna, solo hubo una toma", dijo la actriz al Daily Mail en ese entonces.

LEE: La violencia contra las mujeres en América Latina: el desolador panorama

Llas declaraciones de Bertolucci cobraron relevancia de nuevo por un video redifundido por la organización El Mundo de Alycia en el marco de el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres hace dos semanas.

En escena en cuestión, Marlon Brando (quien entonces tenía 48 años) utiliza una barra de mantequilla como lubricante para tocar a la actriz. Brando y Bertolucci lo sabían, pero no Schneider.

“Quería su reacción como niña, no como actriz. No que Maria interpretara su humillación y su rabia, quería lo sintiera. Los gritos… ‘¡No, no!’. Después me odiaría toda su vida", dice Bertolucci en la entrevista. "Quería que reaccionara humillada. Creo que nos odió a Marlon y a mí porque no se lo dijimos”, agrega el director en la entrevista de 2013.

Bertolucci deja claro en la entrevista que aunque se portó "de una manera horrible con María" por no decirle y que se sentía culpable, no estaba arrepentido de cómo dirigió la escena.

La respuesta de Bertolucci a la polémica

Ahora, tras la polémica, el director dijo en un comunicado a la prensa italiana el lunes —que retomaron medios estadounidenses como The Hollywood Reporter— que se trata de un "error ridículo" porque "todo estaba escrito en el guion" salvo "lo de la mantequilla. La violencia ya estaba ahí".

Bernardo Bertolucci en un evento en Roma en octubre de 2016 (Crédito: Ernesto Ruscio/Getty Images)

Bernardo Bertolucci en un evento en Roma en octubre de 2016 (Crédito: Ernesto Ruscio/Getty Images)

"Voy a aclarar, por última vez, un error ridículo sobre El último tango en París en los periódicos de todo el mundo. Hace algunos años, en la Cinemateca Francesa, alguien me pidió detalles sobre la famosa "escena de la mantequilla." He dicho, pero tal vez no fui claro, que había decidido, junto con Marlon Brando, no informar a María que nos gustaría utilizar la mantequilla. Quisimos su reacción espontánea a ese uso inapropiado (de la mantequilla). Ahí está el malentendido. Alguien ha pensado que María no había sido informada de la violencia sobre ella. ¡Falso! María sabía todo porque había leído el guión, en el que se describe todo. El único cambio fue la idea de la mantequilla. Es lo que, como supe muchos años después, Maria denunció, no la violencia que sufre en la escena y que fue planeada en el guión de la película. Es angustiante que alguien sea tan ingenuo como para creer que las películas son realmente lo que se ve en la pantalla".

Indignación... ¿tardía?

El resurgimiento del caso provocó una ola de condenas en redes sociales que se multiplicó por las reacciones de algunos actores de Hollywood. Incluso hay una campaña en Change.org para que la Academia de Hollywood condene los hechos y al director italiano.

"A todos los que aman esta película: están viendo a una niña de 19 años siendo violada por un hombre de 48. El director planeó ese ataque. Me enferma", dijo Jessica Chastain en Twitter.

"Lo secundo. Es descorazonador e indignante. Ambos son gente enferma si piensan que estaba bien", dijo Evan Rachel Wood, quien hace poco confesó haber sido víctima de violación dos veces.

LEE: "Todas las mujeres hemos sido acosadas sexualmente alguna vez"

Un intercambio en Twitter entre Chris Evans y Anna Kendrick hace referencia a que de hecho no es algo nuevo.

"Nunca más veré esta película ni a Bertolucci ni a Brando del mismo modo. Va más allá de lo asqueroso. Siento rabia", tuiteó Chris Evans.

En respuesta, la actriz Anna Kendrick le dijo a Evans: "Ella lo dijo hace años. La gente solía poner los ojos en blanco cuando yo sacaba el tema (hablo de los hombres)".

"No tenía idea hasta ahora. Hubiera sentido la misma rabia. Deberían haber ido a la cárcel", le respondió a su vez Evans.

"No lo dudo. No se trató como un tema relevante. Me alegro de que al menos ahora se tome en serio", concluyó Kendrick.

Pero muchas de las manifestaciones se producen cinco años después de la muerte de Schneider y cuando el único involucrado con vida es Bertolucci (Brando murió en 2004).

(Crédito: Ernesto Ruscio/Getty Images)

(Crédito: Ernesto Ruscio/Getty Images)

Por qué la polémica aún es vigente

Si bien se trata de un episodio durante la grabación de una escena de ficción que ocurrió hace más de 40 años, el tema se ha vuelto a comentar en un contexto en que el abuso y la violencia contra mujeres está en el ojo público más que nunca. En Estados Unidos en los últimos años han acaparado los titulares las denuncias por presuntos abusos contra Bill Cosby —que se suma al caso notorio de Roman Polanski— y en 2016 hubo gran debate sobre el trato a las mujeres en la campaña electoral de Estados Unidos después de que se revelara un video de 2005 en que Donald Trump se jacta de tocar inapropiadamente a una mujer y que varias mujeres denunciaran presuntos abusos o conductas inapropiadas, todos negados por el hoy presidente electo.

Pero no solo en Estados Unidos: en Latinoamérica, particularmente en 2016, se han presentado crímenes atroces contra mujeres —como los casos notorios en Ecuador en febrero, Argentina en octubre y en Colombia en noviembre diciembre, por ejemplo— que han suscitado marchas y manifestaciones a lo largo del continente para repudiar este tipo de crímenes.

Según cifras de la ONU, 1 de cada 3 mujeres en el mundo sufre violencia física o sexual, principalmente a manos de un compañero sentimental, según ONU Mujeres, la violencia contra las mujeres es el abuso más generalizado de los derechos humanos y "el feminicidio es su expresión extrema".

VIDEO: La sombra del feminicidio amenaza a las mujeres latinas

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el maltrato a la mujer es el fenómeno social que más vidas de mujeres se cobra por año en todas partes del mundo. Cifras de esa organización indican que en 2013, el 30 % de las mujeres en todo el continente americano ha sufrido violencia física o sexual de su compañero sentimental y que el 38 % de las mujeres son asesinadas por su pareja o expareja.

Y América Latina es la región donde se presentan más de asesinatos de mujeres por su género: 14 de los 25 países del mundo con las tasas más elevadas de feminicidio están en esta parte del mundo. Alrededor de 60.000 mujeres son asesinadas al año en América Latina, según ONU Mujeres.