(CNN) - Rusia y China vetaron el lunes una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para establecer un alto el fuego en la ciudad siria de Aleppo, destinado a permitir la llegada de ayuda humanitaria que los residentes necesitan desesperadamente en la zona devastada por la guerra.

Estados Unidos y Rusia se batieron en duelo verbal antes de la votación, sobre un alto el fuego de siete días. Venezuela también rechazó la resolución.

La votación se produjo mientras el régimen sirio continúa bombardeo al este de Aleppo, como parte de una operación para tomar el control de la zona en poder de los rebeldes desde hace más de cuatro años.

Decenas de personas han muerto en los ataques aéreos y fuego cruzado entre las fuerzas del régimen y los rebeldes desde que las fuerzas entraron en la zona el 26 de noviembre, según los grupos de activistas.

Aunque el régimen ha logrado avances territoriales en el este de Aleppo, las fuerzas rebeldes defendieron el lunes el vecindario de al-Mayassar. Los rebeldes también alcanzaron un hospital móvil ruso en Aleppo, matando a un médico e hiriendo a otros dos, informó la agencia de noticias estatal rusa Sputnik, citando a un portavoz del Ministerio de Defensa.

El sitio sobre Aleppo oriental es más fuerte que nunca, y las reservas de alimentos, los suministros de agua potable y de medicinas se están acabando. Las Naciones Unidas han pedido en repetidas ocasiones el paso seguro para su personal humanitario, pero el gobierno sirio y su aliado más poderoso, Rusia, han fracasado en garantizarlo.

Rusia ha comenzado a enviar ayuda y establecer clínicas móviles, después de todos los hospitales en el este de Aleppo fueran bombardeados. Los rusos fueron culpados por la destrucción de las instalaciones médicas, ya que han apoyado a las tropas del gobierno sirio con una campaña de bombardeos aéreos.

Este fue el sexto veto ruso desde 2011 en una resolución sobre temas sirios.