CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fútbol

El Chelsea es acusado de pagar para callar a víctimas de abuso sexual infantil

Por James Masters

Londres (CNN) — El escándalo de abuso sexual infantil que ha impactado al fútbol inglés ha tomado un nuevo giro luego de que un exjugador acusara a uno de los más grandes clubes del mundo de comprar su silencio.

Gary Johnson, quien jugó para el Chelsea durante los 70 y los 80, asegura que el club de la Premier League le pagó 50.o00 libras (cerca de 63.540 dólares) y le pidió firmar un contrato de confidencialidad el año pasado para prevenir que hablara sobre su supuesto abuso por parte del exobservador Eddie Heath.

Johnson, ahora de 57 años, dice que Heath, ya muerto, abusó sexualmente de él cuando tenía 13 años y, durante una entrevista con el periódico británico The Daily Mirror, acusó al Chelsea de tratar de encubrir la historia.

“Creo que me estaban pagando para tapar esto”, le dijo al periódico.

“Millones de fanáticos alrededor del mundo ven al Chelsea. Este es uno de los más grandes y ricos clubes del mundo”, agregó.

“Todos sus seguidores merecen saber la verdad acerca de lo que pasó. Sé que me pidieron firmar una orden de silencio, pero ¿cuántos otros hay por ahí afuera en la misma situación?”. Johnson asegura que el club tal vez le haya pagado a otros por su silencio.

“Espero y rezo para que a los clubes no se les permita encubrir esto. Nadie debería escapar a la justicia. Necesitamos total transparencia por el bien del juego”.

Investigación

La última semana, el Chelsea dijo que había iniciado una investigación acerca de las acusaciones concernientes a una persona que trabajó en el club en los 70 y que ya no vive.

En un pronunciamiento puesto en su sitio web el martes pasado, el club afirmó: “El Chelsea Football Club ha contratado a una firma legal externa para que lleve a cabo una investigación acerca de un individuo empleado por el club en los setenta, quien ya está muerto”.

El club también afirmó que ha contactado a la Football Association (FA), para “asegurar que toda la asistencia posible sea provista como parte de su gran investigación. Esto incluirá el darle a la FA información relevante surgida de la investigación del club”.

El sábado, el Chelsea publicó un largo pronunciamiento, confirmando que había renunciado a la cláusula de confidencialidad de Johnson. “En el momento en el que hicimos el trato, la junta directiva entendió que era una práctica usual el incluir provisiones de mutua confidencialidad como parte de todos los acuerdos y, en consecuencia, pidió que se incluyera”, se leyó en el comunicado.

“La cláusula obliga a ambas partes y asegura que ninguna revelará detalles del caso, entre ellos algunos que los demandantes deberían razonablemente mantener en privado. El señor Johnson no puso objeción alguna a la cláusula de confidencialidad y los términos del arreglo fueron rápidamente acordados”.

“Más recientemente, contra el telón de fondo de revelaciones más amplias, y con otras víctimas animándose a contar valientemente su historia, no sentimos más que fuera apropiado mantener el arreglo de confidencialidad. Por lo tanto, fue retirado”.

El club también agregó que “no tenía deseo que esconder ningún abuso histórico que descubramos de la vista”.

Más víctimas denuncian

Johnson contó su historia a sólo 24 horas de que la policía revelara que 350 personas se han acercado a dar reportes sobre supuestos abusos sexuales a niños en la comunidad del fútbol. Martin Glenn, director ejecutivo de la FA, le dijo a periodistas en una rueda de prensa el jueves pasado que los clubes que pudieran haber prevenido a las víctimas de hablar y ofrecerles dinero para que no lo hicieran, serán castigados.

“Estamos comprometidos a una completa revisión y a sacar a la luz lo ocurrido en el pasado en el fútbol”, afirmó Glenn. “Tenemos reglas claras en el juego y si hay alguna evidencia de una violación de estas (el mandar callar sería una de ellas), siguiendo el debido proceso, la policía estará al tanto de todo. Cuando sea nuestro turno de aplicar las reglas, lo haremos, sin importar el tamaño del club”, agregó.

Cuando fue preguntado acerca de la posible existencia de órdenes de no divulgación o de mordaza, agregó: “No puedo decir si ha habido encubrimiento, pero lo dudo”.

Sospechosos identificados

Diecisiete fuerzas policiales de toda Inglaterra, Escocia y Gales han comenzado investigaciones, mientras que la policía del Gran Manchester dice que ha identificado a 10 sospechosos. Una línea de ayuda establecida para las víctimas del escándalo de abuso sexual infantil ha recibido 860 llamadas en la primera semana.

El servicio, montado y gestionado por la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad contra los Niños (NSPCC, por sus siglas en inglés), dice que su equipo ha referido 60 casos a la policía y los servicios sociales solo en los tres primeros días.

Johnson, quien fue parte del primer equipo del Chelsea entre 1978 y 1981, subrayó el abuso que dice haber sufrido por parte de Heath, quien trabajó para el club de Londres desde 1968 hasta 1979. Johnson le dijo al periódico que el abuso comenzó cuando él tenía 13 o 14 años y duró por unos tres o cuatro años. Añadió que había otros chicos involucrados y que esperaba que otros denunciaran también.

La FA comenzó el domingo una investigación interna acerca de supuestos abusos luego de que más de 20 jugadores denunciaran que sufrieron abusos en su juventud, según la Asociación de Futbolistas Profesionales de Inglaterra (PFA, por sus siglas en inglés).

El procedimiento interno, liderado por el abogado Kate Gallafent, se enfocará en lo que la FA y los clubes de forma individual sabían en el momento de los supuestos abusos y “qué acción deberían haber tomado”, según aseguró la FA.