Tropas sirias patrullan en el barrio al-Shaar después de tomar el control de la zona (GEORGE OURFALIAN/AFP/Getty Images)

(CNN) - El presidente de Siria, Bachar al Asad, ha alabado la ofensiva del ejército en la sitiada ciudad de Aleppo, alegando que el esfuerzo por recuperarla representa "un hito importante" para llevar la guerra civil de 5 años a su fin.

En una entrevista con el periódico sirio al-Watan este jueves, el presidente sirio rechazó la oferta de un alto el fuego humanitario solicitado por los rebeldes, ya que su ejército está recuperando zonas clave que estaban en manos de la oposición desde hace 4 años.

Sin embargo, en sus primeros comentarios públicos desde que comenzó la ofensiva en Aleppo a mediados de noviembre, también advirtió que recuperar la ciudad no significa el fin del derramamiento de sangre.

"La batalla de Aleppo será una ganancia, pero siendo realistas, esto no significa el final de la guerra en Siria", dijo.

"Es un hito importante hacia el final de la batalla, pero la guerra en Siria no terminará hasta que se elimine el terrorismo".

La entrevista tiene lugar mientras el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se reúne con el canciller ruso Sergey Lavrov para discutir maneras de poner fin al bombardeo de Aleppo, permitir el paso seguro de los que quieren huir de la ciudad al norte de Siria y entregar ayuda humanitaria a los residentes.

Los dos diplomáticos se reunieron en Hamburgo, Alemania, para discutir "los esfuerzos multilaterales en curso" para poner fin a los combates en la ciudad, dijo el secretario adjunto y portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.