(CNN) - ¿Puede esa nueva muñeca o juguete robot que le compraste a tu hijo espiar a tu familia?

Un grupo de defensa de los consumidores dice que un par de artículos de Genesis Toys graban conversaciones y aseguran que les hacen llegar las grabaciones a Nuance Communications, una compañía de tecnología de voz que tiene clientes militares y de agencias policiales y de inteligencia.

El Centro de Información de Privacidad Electrónica (EPIC, por sus siglas en inglés), junto a la Campaña por una Niñez Libre de Comerciales y el Centro para la Democracia Digital y la Unión de Consumidores han presentado una queja ante la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) por la muñeca My Friend Cayla y el robot i-Que. EPIC y otros grupos de defensa de los consumidores aseguran que "los juguetes someten a los niños a vigilancia continua" y violan las leyes de privacidad y protección de los consumidores.

"Tanto Genesis Toys como Nuance Communications recoge, usa y revela injusta y engañosamente archivos de audio de las voces de los niños sin dar una adecuada advertencia u obtener un consenso paternal verificado", dice la demanda.

Genesis no respondió inmediatamente un pedido de opinión al respecto.

Grupos de defensa de los consumidores dicen que My Friend Cayla y el robot I-Que pueden espiar a los niños.

Grupos de defensa de los consumidores dicen que My Friend Cayla y el robot I-Que pueden espiar a los niños.

Grabaciones subidas

La muñeca y el robot son juguetes conectados a internet con los que los niños pueden hablar e interactuar. Cuando los niños le preguntan algo a los juguetes, las palabras son grabadas y convertidas en texto para que así las respuestas puedan ser dadas desde Google, Wikipedia y Weather Underground. Esas palabras, frases y conversaciones grabadas son también subidas a Nuance, una tecnología de voz.

Los grupos de consumidores afirman que Nuance usa las grabaciones para mejorar los productos que le venden al gobierno y a las agencias policiales. Un producto en particular, Nuance Identifier, le ayuda a los oficiales de seguridad a buscar millones de grabaciones e identificar criminales por el sonido de sus voces.

Richard Mack, el vicepresidente de Mercadeo Corporativo y Comunicaciones de Nuance, dijo que su compañía no vende o usa los datos de voz que recoge para propósitos de mercadeo o publicidad.

"Tras las preocupaciones de grupo de defensa de los consumidores expresadas en los medios, validamos que nos hemos adherido a nuestra política con respecto a los datos de voz recogidos a través de los juguetes referidos en la queja", escribió Mack en un post de un blog de la compañía. "Nuance no comparte los datos de voz recogidos de nuestros consumidores en favor de nuestros otros clientes". Mack dijo que Nuance no ha recibido requerimiento de alguno de la FTC pero "respondería adecuadamente" si así ocurriera.

Posicionamiento de productos

Los grupos de defensa de los consumidores aseguran en la queja que la muñeca My Friend Cayla influye a los niños hacia los productos de Disney.

"My Friend Cayla está pre programada con docenas de frases referentes a Disneyworld y a las películas de Disney", se lee en la queja. "Por ejemplo, Cayla le dice a los niños que su película favorita es La Sirenita y que su canción favorita es Let it Go, de la película Frozen. Cayla también le dice a los niños que ama ir Disneyland y desea ir a Epcot en Disneyworld". Para los niños es difícil reconocer que esto es publicidad, dice el grupo.

La muñeca Cayla tiene también una aplicación de teléfono móvil que le pide a los niños información personal, como su nombre y el de sus padres, su programa de TV favorito, su comida favorita, dónde van al colegio, su juguete favorito y dónde viven.

Los grupos de defensa de los consumidores quieren que la FTC abra una investigación a Genesis y Nuance y demandan que los juguetes sean sacados de las tiendas.

"La FTC debería pedir el retiro de las muñecas y detener las ventas futuras hasta que se resuelvan los riesgos de privacidad y seguridad identificados en la queja", agregaron.

"También está pasando en la Unión Europea, donde los holandeses han sacado los juguetes de las tiendas".