CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Seguridad

La decisión de Obama sobre el programa usado para vigilar a hombres árabes y musulmanes

Por Kevin Liptak, Shachar Peled

(CNN) — El gobierno del presidente Barack Obama dijo el jueves que le pondrá fin a un programa inactivo que alguna vez fue usado para rastrear en su mayoría a hombres árabes y musulmanes.

“El Departamento de Seguridad Nacional está eliminando regulaciones obsoletas pertenecientes al programa Sistemas Nacionales de Seguridad de Registro de Entrada y Salida (NSEERS, por sus siglas), una medida en efecto de forma inmediata”, dijo Neema Hakim, portavoz de ese Departamento.

El programa había sido suspendido en 2011. Hakim dijo que “los años transcurridos han mostrado que NSEERS no solo es obsoleto, sino que su uso desviaba recursos y personal limitados de programas más efectivos”.

The New York Times fue el primero en reportar esta noticia.

El presidente electo Donald Trump ha sugerido instituir un programa que rastrearía a inmigrantes musulmanes en Estados Unidos.

La asesora de Trump, Kellyanne Conway, dijo en New Day de CNN el jueves, que Trump no impulsará una prohibición en la entrada de inmigrantes musulmanes a Estados Unidos basada únicamente en la religión.

“Están volviendo a lo que dijo hace más de un año sobre la prohibición (a musulmanes) versus lo que dijo después sobre eso, cuando señaló algo mucho más específico y habló sobre los países que sabemos que tienen una mayor propensión a entrenar y exportar terroristas”, le dijo Conway a Chris Cuomo, de CNN, después de que el periodista le pidiera compartir más detalles del plan de Trump.

El miércoles, el fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, pidió a Obama desmantelar el programa.

En una carta dirigida a Obama, Schneiderman escribió que el NSEERS, creado después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, no redujo la actividad terrorista y en su lugar “quebrantó la confianza en la ley e infundió miedo en algunas comunidades”.

“No podemos arriesgar darle al presidente electo Trump las herramientas para crear un registro religioso inconstitucional”, dijo Schneiderman en otra declaración.

El jueves, Schneiderman elogió la decisión de Obama.

“Esta es una victoria para los derechos civiles y para la aplicación efectiva e inteligente de la ley, así como para la Coalición de Organizaciones de Defensa de Derechos y otros quienes han luchado para desmantelar esta herramienta discriminatoria”, dijo. “Mi oficina seguirá haciendo todo lo que pueda para proteger los derechos de todos los neoyorquinos y para asegurar que haya justicia equitativa bajo la ley para todos, sin importar su religión o nacionalidad”.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, también elogió el fin del programa.

“El programa era una herramienta contraterrorista fallida, era muy discriminatoria y llevaba a que hubiera miedo generalizado y a la separación innecesaria de familias en todo Estados Unidos”, dijo el alcalde en un comunicado.

El mes pasado, casi 200 organizaciones, lideradas por el Comité de Antidiscriminación Árabe-Estadounidense (ADC, por sus siglas en inglés), le pidió a Obama abolir el programa antes de que terminara su mandato.

NSEERS, a veces llamado “Registro Especial”, fue un programa para registrar y monitorear personas con visa que no fueran ciudadanos —como estudiantes, trabajadores y turistas— que el gobierno del presidente George W. Bush puso en vigor un año después de los ataques del 11 de septiembre.

El programa afectó a los hombres mayores de 16 años de 25 países. Con la excepción de Corea del Norte, todos los países en la lista eran árabes o con población mayoritariamente musulmana.

Quienes propusieron NSEERS dijeron que era necesario para identificar y capturar terroristas que podrían entrar al país con falsos pretextos o que ya estuvieran viviendo en Estados Unidos.

Por su parte, los críticos a la medida dijeron que perseguía de forma desproporcionada a árabes y musulmanes, causaba miedo generalizado en esas comunidades y castigaba a los inmigrantes de forma innecesaria.

El programa estaba dirigido para monitorear a los hombres “sin importar si eran sospechosos o acusados de actos ilícitos”, dijo Schneiderman en su comunicado.

Para 2011, casi una década después de que el programa fue puesto en vigor, NSEERS no había logrado ni una sola condena por terrorismo. El Departamento de Seguridad Nacional determinó, en 2011, que el programa era “redundante y no proporcionaba ninguna mejora en la seguridad”, dijo Hakim.

El gobierno del presidente Obama sacó a los 25 países de la lista, pero dejó su estructura primaria intacta.

El jueves, ADC emitió un comunicado aplaudiendo la decisión del gobierno de poner fin al programa inactivo y prometió contrarrestar cualquier programa similar que Trump pueda imponer.

“La comunidad no puede estar conforme; la próxima administración ha indicado que considerará implementar programas similares”, dijo Abed Ayoub, director legal de ADC. “Trabajaremos el doble para proteger a nuestra comunidad y para asegurar que ese tipo de programas no lleguen a buen término”.

Con información de Nadeem Muaddi