CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Turquía

Ataque en Estambul: la cena romántica que terminó en una lucha por sobrevivir

Por Sara Sidner, Mohammed Tawfeeq

(CNN) — Naef Zakaria Al Wazan y su esposa estaban en una cena de Año Nuevo en Estambul cuando su noche se convirtió en una lucha por sobrevivir.

La pareja, que se está recuperando de sus heridas por disparos en un hospital en Turquía, está entre los sobrevivientes del ataque terrorista en el club Reina, en el que murieron al menos 39 personas.

La esposa de Wazan, de Jordania, todavía está pálida, y tiene los ojos hinchados de tanto llorar, describió a CNN como su noche de fiesta se convirtió en un baño de sangre.

«Cuando la (letra de la) canción decía «Okey Let’s Go»… oí como dat dat dat dat dat (disparos)», contó la esposa de Wazan, que prefiere que no se revele su nombre.

En una cama de hospital cercana, su marido, agotado, dijo con una voz suave: «Gracias a Dios estamos bien, estamos a salvo».

Una bala le atravesó el hombro al ingeniero civil saudí. Su esposa recibió un disparo en las rodillas. La pareja quedó tendida en el suelo de la discoteca, incapaz de correr para salvar sus vidas.

Pensando que su vida iba a terminar, Wazan dio su anillo a su esposa, bajo el intenso tiroteo sobre sus cabezas.

«Su anillo estaba lleno de sangre. Me lo dio y me dijo ‘mantenlo contigo'», dijo ella a CNN mientras sostenía el anillo de plata, ahora limpio.

El viaje de los Wazan desde Arabia Saudita fue el primero lejos de su hijo. Wazan quería sorprender a su esposa para celebrar el comienzo de 2017.

De las personas que murieron en el club, siete eran de Arabia Saudita. Otras trece resultaron heridas, dijo el consulado saudí a CNN.

ISIS se atribuyó la responsabilidad del ataque, pero las autoridades siguen buscando al asesino.

Cuando el padre de Wazan se enteró del incidente, viajó a Estambul para ver la pareja. Todos se echaron a llorar cuando llegaron a la habitación del hospital.

«Gracias a Dios él y su esposa tuvieron suerte», dijo Zakaria Hamza Al Wazan a CNN.

Naef Zakaria Al Wazan dijo que su esposa todavía está tratando de recuperarse del impacto.

En el taxi que los llevó de la discoteca, le preguntó a su marido: «¿Puedes tomar mi mano y decirme si estábamos en un sueño y si vamos a abrir los ojos de nuevo? ¿Estamos vivos?»