CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Historias Humanas

Los últimos momentos de vida de este bebé fueron captados en estas hermosas fotografías

Por AJ Willingham

(CNN) — El 17 de diciembre de 2016, Lyndsay y Matthew Brentlinger les dieron la bienvenida al mundo a mellizos. Solo eso ya podría ser considerado un milagro menor, porque los médicos le habían dicho a la pareja de Ohio que uno de sus mellizos, el niño, nacería muerto.

En lugar de eso, William y Reagan Brentlinger nacieron con los ojos abiertos, pequeños y perfectos, pocos días antes de Navidad.

Tristemente, los Brentlinger sabían que William padecía anomalías cardiacas. Aunque parecía sano y alerta, se estaba muriendo.

Una sesión única en la vida
La amiga de la pareja, Mandy Edwards, sabía que el tiempo de la familia juntos iba a ser corto, así que buscó a una fotógrafa local para un regalo de Navidad inolvidable y agridulce.

170110112535-final-pic-twins-1-exlarge-169

Lindsey Brown estaba sentía venir las vacaciones, pero las detuvo cuando escuchó la historia de los Brentlinger.

captura-de-pantalla-2017-01-11-a-las-12-02-41-pm

“Era solo unos días antes de Navidad y no habían reservado con antelación, pero ella esperaba que debido a las circunstancias, yo haría una excepción”, dijo Brown a CNN. Dos días después, Brown se encontró con los mellizos Brentlinger, cámara en mano. El tiempo era esencial, porque nadie sabía cuánto tiempo duraría William.

“No podía creer lo perfectos que se veían” Brown dijo a la CNN. “Los dos estaban en el rango de cinco libras cuando los fotografié. William estaba extremadamente alerta, como si estuviera tratando de asimilarlo todo, mientras la pequeña Reagan dormía y abrió los ojos poco”.

“Fue muy agridulce todo el tiempo que estuve allí”, dijo. “Ellos actuaron y parecían perfectos, literalmente NUNCA habríais sabido que algo estaba mal con Will”.

Unos días después de su sesión fotográfica, William falleció. Tenía sólo 11 días de edad.