(CNN) - Al menos 27 presos resultaron muertos en un nuevo motín en una cárcel de Brasil ocurrido el sábado.

Julizka Azevedo, portavoz del gobierno del estado de Rio Grande do Norte dijo que el motín estalló en la prisión de Alcaçuz, la más grande el estado, y que efectivos de la policía y de la policía militar habían sido desplegados para atender la situación.

El motín, que concluyó tras 14 horas, se originó después de que estallara un altercado entre dos bandas rivales, el Primer Comando de la Capital (PCC) y el Sindicato del Crimen de Rio Grande do Norte.

El PCC, con base en Sao Paulo, es la misma banda que se vio envuelta en los motines que han ocurrido en lo que va del año en los estados de Amazonas y Roraima y que han dejado más de 100 muertos.

La prisión de Alcaçuz tiene capacidad para 620 internos, pero actualmente es ocupada por 1.083.

En un mensaje publicado en Twitter, el presidente de Brasil, Michel Temer, ordenó al Ministro de Justicia, Alexandre de Moraes "proporcionar toda la asistencia necesaria" para el gobierno de Rio Grande do Norte.

La ola de violencia de este año en las prisiones de Brasil comenzó el 1 de enero cuando al menos 56 personas fueron asesinadas en el Complejo Penitenciario de Anisio Jobim en Manaos.

Las víctimas fueron decapitadas y sus cuerpos arrojados por encima de las paredes de la prisión. Sergio Fontes, secretario de seguridad pública del estado de Amazona, dijo que el motín fue originado por la disputa del control de la venta de drogas en la cárcel.

Mientras era sofocado ese motín, cuatro reos fueron asesinados el 2 de enero en la unidad carcelaria de Puraquequara en Manaos.

En el vecino estado de Roraima, 22 personas fueron asesinadas el 6 de enero en Penitenciaría Agricultural de Monte Cristo.

El 8 de enero, cuatro prisioneros fueron asesinados en la cárcel pública de Desembargador Raimundo Vidal Pessoa en Manaos.

Algunos prisioneros escaparon durante los disturbios.