(CNN Español) - En la tarde de este miércoles, el presidente de Estados Unidos Barack Obama ofreció su última conferencia de prensa en el cargo.

El mandatario empezó su intervención defendiendo el trabajo de los periodistas en la Casa Blanca, en una alusión implícita a su sucesor, Donald Trump, quien ha tenido fuertes confrontaciones con la prensa. Obama insistió en que los reporteros que cubrieron su administración fueron una faceta esencial de la democracia en funcionamiento.

"No se espera de ustedes que sean aduladores, se supone que deben ser escépticos", explicó. "Tenerlos aquí ha hecho de este edificio un mejor lugar de trabajo".

El equipo de Trump ha planteado la posibilidad de trasladar las reuniones de prensa fuera del ala oeste de la Casa Blanca, aunque el miércoles, el secretario de prensa de Trump, Sean Spicer, aseguró que la primera reunión, el lunes próximo, tendría lugar en la sala tradicional.

Trump

Acerca de su sucesor, Barack Obama admitió que probablemente Trump no tenga en cuenta sus consejos frente a ciertos temas, ya que “ganó una elección oponiéndose a varias de mis iniciativas”. El mandatario también afirmó que sería apropiado que el presidente electo siga adelante con su visión y sus valores, pero que no hay que esperar una “enorme” coincidencia entre sus iniciativas.

Añadió que una vez Trump asuma el cargo y se encuentre con las “complejidades” de ciertos asuntos, su pensamiento podría cambiar sobre temas como el Obamacare y los empleos, aclarando que esto no se sabrá hasta el día de la toma de posesión.

De las llamadas que sostuvo con el presidente electo, Obama las definió como “constructivas” y, por momentos, “largas”.

También dijo que el mejor consejo que le puede dar a Trump, y que de hecho ya lo hizo, es confiar en quienes los rodean diciendo: "Este es un trabajo de tal magnitud que no puedes hacerlo tú solo".

Decisión de conmutar pena de Manning

El presidente también defendió la decisión de conmutar la sentencia de Chelsea Manning, asegurando que ella ha pagado una "dura sentencia de prisión".

Obama agregó que al momento de la decisión consideró los particulares de este caso, así como lo hizo con todos las personas que ha conmutado. "Siento que a la luz de todas las circunstancias conmutar su sentencia era completamente apropiado", sostuvo.

Y añadió que bajo su punto de vista, la conmutación tenía sentido dado que "ella fue a juicio, el debido proceso se llevó a cabo, ella asumió la responsabilidad de su crimen, la sentencia que recibió fue muy desproporcionada frente a la de otras personas que han filtrado información y había pagado una cantidad significativa de tiempo".

También aclaró que no sentía que hubiera una contradicción frente a WikiLeaks y cuando le preguntaron sobre Julian Assange, el presidente señaló que "no presto mucha atención a los tweets del Sr. Assange".

"Pies secos, pies mojados"

Frente a la determinación de poner fin a la política de "pies secos, pies mojados", Barack Obama defendió la medida y aseguró que "tratar de manera distinta a los inmigrantes cubanos (...) era un signo de una vieja forma de pensar que no tiene sentido hoy en día".

Añadió que, cree, llegó a una política "justa y adecuada para la relación que va cambiando entre los países".

Rusia

Sobre Rusia, Obama hizo un comentario cauteloso acerca del desarrollo de vínculos más amistosos con Moscú. Explicó que una relación constructiva entre ambos países “hace parte del interés de Estados Unidos y del interés del mundo”.

Sin embargo, aclaró que la intención de fomentar mejores lazos con esta nación durante su presidencia fue frustrada por la postura combativa del presidente ruso Vladimir Putin cuando regresó al poder en 2012.

Según Obama, el “espíritu conflictivo” de Putin “hizo las relaciones mucho más difíciles.

Israel y Palestina

Para el presidente Obama el conflicto entre Israel y Palestina ha derivado en que el actual “status quo” de la región sea “insostenible”.

“Asumí este cargo queriendo hacer todo lo posible para alentar serias conversaciones de paz entre los israelíes y los palestinos”, aseguró. Sin embargo, también dejó claro que “no podemos obligar” a las dos partes en conflicto “a llegar a la paz”.

Continuó diciendo que si no se llega a una solución de parte de los dos estados,  significa que Israel no puede ser “judío y una democracia a la vez”. Añadió que el voto de la resolución de las Naciones Unidas en diciembre fue para “enviar una llamada de alerta”.

Obama también explicó que en este tema el presidente electo Trump “tendrá su propia política”, pero le advirtió “la complejidad de la cuestión diciendo que "esto es algo volátil".

Palabras finales

La conferencia de este miércoles parece ser la última intervención pública de Obama antes de dejar el Capitolio de Estados Unidos el próximo viernes y convertirse en expresidente. Las palabras de despedida que usó buscaron ofrecer una perspectiva segura, por no decir optimista, frente a un país gobernado por Donald Trump.

"Creo que vamos a estar bien", insistió Obama al final de su última conferencia de prensa en la Casa Blanca. "Sólo tenemos que pelear por ello, trabajar por ello y no darlo por sentado".

 

Con esta aparición, el presidente estaba continuado la tradición de contestar las preguntas de los periodistas por una última vez antes de entregar al cargo. Barack Obama termina su mandato con los niveles de aprobación más altos desde 2009: un 60%.