CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

La propuesta para acabar con los atascos en Estados Unidos, según aplicación de transporte

Por Matt McFarland

(CNNMoney) — Todos odian estar atascados en el tráfico, pero Lyft tiene una solución.

En una publicación en la red social Médium, los cofundadores de la aplicación de transporte Lyft, John Zimmer y Logan Green, describieron la semana pasada cómo los precios dinámicos de congestión y los incentivos para personas que compartan su vehículo podrían ayudar con el fin de las congestiones.

Ellos se unieron a una conversación creciente sobre gastos de infraestructura en Estados Unidos. El presidente Donald Trump había prometido gastar un billón de dólares en los próximos 10 años para reparar la infraestructura descompuesta del país.

“Si seguimos haciendo inversiones en infraestructura de la manera que la hemos hecho en los últimos 50 años, no iremos a ningún lado”, le dijo Green a CNNTech.

En vez de gastar dinero en expandir las vías, Lyft quiere que los funcionarios de transporte designen carriles inteligentes, en los que se incluyan precios de congestión y carpooling, o transporte compartido. Es decir, cualquiera que pague una tarifa durante una hora pico podría ser capaz de circular por esas vías inteligentes. Y cualquier vehículo con al menos tres ocupantes podría ser elegible para ir por estas vías sin pagar.

Algunos expertos en transporte han hecho llamados por mucho tiempo para que se cobren tarifas de congestión, en las que los conductores pagan por circular durante horas pico. Algunas áreas están empezando a implementar esos planes. Lyft puso ejemplos como ejemplo en su publicación como Estocolmo y el estado de Washington, donde el tráfico mejoró y los tiempos de desplazamiento cayeron después que se adoptaron las tarifas de congestión.

Pero también ha habido una reacción contra los llamados “carriles Lexus”, pues no todos los conductores pueden pagar una tarifa cara. Lyft cree que la solución es incluir un acceso gratis a esas vías para aquellos que compartan su vehículo. El tráfico podría reducirse, pero sin que algunos conductores paguen.

Un plan de tres pasos

Lyft tiene un plan de tres pasos para introducir esas vías inteligentes.

Primero los gobiernos deberían designar algunas carreteras y autopistas como vías inteligentes, basándose en si tienen mucha congestión. Las calles que no tienen un tráfico significativo no estarían incluidas, y las vías inteligentes no tendrían cobro durante las horas valle.

Después, un fondo federal de infraestructura debería darles garantías a los estados y ciudades para ayudar a financiar las vías inteligentes.

Y finalmente, el dinero que se recoja de las tarifas debería ser reinvertido en infraestructura.

No está claro si el plan de Lyft se logre con satisfacción y si el nuevo gobierno de Trump lo aceptará. Green dice que Lyft ha estado en conversaciones con políticos de ambos partidos.

Compartir el vehículo en Estados Unidos se ha vuelto menos popular. En 1980, el 19,7% de los viajeros compartía su vehículo. Esa cifra cayó a 9% en 2013, según información de Census.

Como una compañía de movilidad que ofrece el servicio de autos compartidos, Lyft estaría a favor de ese plan. Según Green, un tercio de su negocio son los viajes compartidos en LyftLine.

“El momento es ahora”, dice Green. “Tenemos la tecnología para hacer fácil conectarte con otras personas alrededor tuyo”.