(CNN) - Si Donald Trump avanza en su propuesta de imponer aranceles a productos mexicanos, en Estados Unidos deben prepararse para gastar más por un plato de guacamole.

En 2017, se espera que el 80% de los suministros de aguacate de Estados Unidos lleguen desde su vecino del sur, de acuerdo con Tom Bellamore, presidente de la Comisión del Aguacate de California. Eso equivale a más de 900.000 toneladas de aguacates.

Solo el 10% de la demanda de aguacate del país es cubierta con producción local, prácticamente toda de California. El resto es importado de Chile, Perú y República Dominicana.

Una cosa es segura. Estados Unidos no puede cubrir la demanda de aguacate de sus consumidores con producción local.

"Yo diría que es más que imposible para California llegar siquiera cerca a cumplir con la demanda", dijo Bellamore.

Eso hace que el precio de un plato de guacamole dependa de la política fronteriza.

El jueves, Trump deslizó la posibilidad de tasar todas las importaciones mexicanas con un 20% con el fin de pagar la construcción del muro fronterizo. El secretario de prensa de la Casa Blanca Sean Spicer dijo después que esa era una de varias posibilidades bajo consideración.

Los productores de aguacate en México, no obstante, confían en que ni un muro ni un impuesto evitará que los aguacates lleguen a las tiendas en Estados Unidos.

"Seguimos confiando en que la política comercial entre nuestros dos gobiernos continuará apoyando el creciente amor de los consumidores estadounidenses por el aguacate", dijo el viernes la Asociación Mexicana de Productores y Exportadores de Aguacate.