Londres (CNN) - El Gobierno británico está decidido a iniciar negociaciones sobre la retirada del Gran Bretaña de la Unión Europea para el 31 de marzo, dijeron los legisladores este martes.

Al momento de abrir el debate sobre el proyecto de ley parlamentario que dará a la primera ministra, Theresa May, la aprobación para ejecutar el brexit, el secretario de Estado para la Salida de la Unión Europea, David Davis, le dijo a los parlamentarios que no podían bloquear el proceso.

La decisión de abandonar el bloque continental es "un punto de no retorno", dijo. "En el núcleo de este proyecto de ley yace una pregunta muy simple: ¿confiamos en la gente o no?".

La primera misnistra británica, Theresa May, abandona este martes su residencia del Número 10 de Downing Street. (Crédito: Leon Neal/Getty Images)

La primera misnistra británica, Theresa May, abandona este martes su residencia del Número 10 de Downing Street. (Crédito: Leon Neal/Getty Images)

División en el Partido Laborista

Se le ha dado a los miembros del Parlamento un plazo hasta la medianoche para debatir la propuesta de legislación que permitiría a May invocar el Artículo 50 del Tratado de la UE e iniciar dos años de negociaciones para abandonar el bloque económico y política de 27 naciones.

El gobierno británico se vio obligado a presentar una legislación al Parlamento luego de que la Corte Suprema dictaminara que no podía dar lugar al Artículo 50 sin el permiso de los legisladores. Este miércoles votarán sobre la notificación de retiro del bloque.

Los británicos votaron, en junio pasado, en un referendo en el que la opción de salirse de la Unión Europea ganó con el 52 por ciento de los votos contra el 48 por ciento que quería permanecer en el bloque continental. No obstante, la opinión parlamentaria está dividida acerca de la conveniencia del brexit y apenas con dos partidos totalmente a favor de la permanencia en la UE: El Liberal Democrático y el Nacional Escocés.

Corbyn: a votar con el gobierno

El líder de la oposición, Jeremy Corbyn, le ordenó a los parlamentarios laboristas no intentar retrasar el proceso votando en contra del gobierno en lo concerniente al Artículo 50, aunque al menos 22 de sus copartidarios lo desafiarán y apoyarán "una enmienda de destrucción" presentada por el Partido Nacional Escocés.

La enmienda retrasaría el Artículo 50 por considerar que el gobierno no ha previsto la celebración de consultas con las administraciones descentralizadas y no le ha asegurado a los parlamentarios un voto significativo al final del proceso de negociación, según informó Press Association. Es muy poco probable que pase cuando el proyecto de ley se someta a votación, mañana por la noche.

"Podemos al menos ponernos de pie para ser contados", le dijo a CNN, este martes, el parlamentario laborista galés Owen Smith.

Sin embargo, añadió que "es un barco lento y esto (votar en contra del proyecto de ley) es sólo el primer timonazo".

Parlamentarios conservadores antibrexit guardan sus municiones

Muchos legisladores conservadores también están en contra de brexit, pero es improbable que apoyen la enmienda, guardando sus municiones para cuando comiencen las negociaciones del brexit, dijo Smith. Una excepción es el veterano político y expresidente del Banco de Inglaterra, Kenneth Clarke, quien votará a favor de esta.

May, quien ha sido atacada por no haber presentado una alternativa al "divorcio" británico de la UE, le dijo la semana pasada a los parlamentarios que el Gobierno redactaría un documento a ser evaluado en el Legislativo. La primera ministra se resistió a tal decisión antes porque dijo que mostraría el poder negociador de Gran Bretaña.

Pero este país no sólo tendrá que negociar la salida de la Unión Europea, sino que también tendrá que armar nuevas alianzas comerciales con todos sus socios.

La Cámara de los Lores, la Cámara Alta del Reino Unido, también tendrá que aprobar la legislación del Artículo 50.