CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Negocios

Snapchat sale a la bolsa con una oferta pública de venta de 3.000 millones de dólares

Por Seth Fiegerman, Matt Egan

(CNNMoney) — La oferta pública de venta más grande de una red social, después de Twitter, ya está aquí.

Snap Inc., la compañía propietaria de Snapchat, presentó el pasado jueves documentos para recaudar 3.000 millones de dólares en su tan esperada oferta pública de venta (OPI, por sus siglas en inglés).

La compañía tecnológica venderá solo acciones sin derecho a voto cuando sea pública. Se inscribirá en la Bolsa de Valores de Nueva York (NTSE) bajo el símbolo “SNAP”.

Los documentos ofrecen una visión aún más clara detrás de la cortina de una de las compañías más secretas de la tecnología.

Lee: 12 trucos para que te diviertas y aproveches mejor tu Snapchat

Snap dice tener 158 millones de usuarios diarios y dice que se crean más de 2.500 millones de snaps al día. Sin embargo, la joven compañía advirtió que su popularidad puede estancarse, hiriendo su negocio.

La compañía señaló que su crecimiento era “relativamente plano” al final de su tercer cuatrimestre. Snap culpó a los problemas de rendimiento vinculados con nuevos productos y actualizaciones por la disminución del crecimiento de usuarios.

snapchat-ipo-filing-cnn

Snap también continúa lidiando con cómo hacer dinero y señaló que una inversión podría no llegar pronto. La compañía sufrió pérdidas de 515 millones de dólares, en 2016, más que los 373 millones de dólares que el año anterior.

“Hemos tenido pérdidas operativas en el pasado, esperamos tener pérdidas operativas en el futuro, y podríamos no alcanzar nunca o no mantener la rentabilidad”, dijo Snap en el documento.

Pero no sólo eso: Snap ha reconocido que “durante toda nuestra historia hemos experimentado pérdidas netas y flujos negativos de dinero”.

La compañía de tecnología también alertó sobre el impacto de mayores gastos, especialmente en costos legales y contables que las empresas públicas enfrentan.

El historial financiero de Snap ya les está costando comparaciones no deseadas con Twitter, que ha fallado en convertir el fuerte reconocimiento de la marca en ganancias confiables.

“Para mí, Snap es Twitter 2.0, una compañía con un buen índice de crecimiento que está perdiendo una tonelada de dinero, junto a una valoración masiva”, dijo Brian Hamilton, cofundador de la compañía privada de análisis Sageworks.

La estructura corporativa de Snap le permitirá a sus fundadores ejercer un enorme control sobre la compañía. Las acciones Clase A, que está ofreciendo en la oferta pública de venta no tienen derecho a voto, lo que significa que no pueden influir en decisiones clave como quién integra la mesa directiva o de cuánto es el salario de los altos ejecutivos y las potenciales fusiones.

Los fundadores Evan Spiegel y Robert Murphy controlarán la mayoría de las acciones de Snap Clase C, que conceden 10 votos cada una. Las acciones Clase B tendrán un voto cada una, pero no está claro quién las posee y no están incluidas en la oferta pública de venta.

Lee: Si buscas los lentes inteligentes de Snapchat, busca la maquinita

Snap también enumeró una serie de factores de riesgo que podrían perjudicar el crecimiento de la compañía.

Un riesgo interesante es que la compañía alertó que la falta de una sede designada puede “afectar negativamente la moral de los empleados”. Snap está basada en Venice, California, pero sus oficinas están separadas en toda la ciudad, una configuración de la empresa que puede limitar la interacción social y la supervisión de los empleados.

La compañía presentó la documentación confidencial para la OPI antes de la elección presidencial, aprovechándose de la ley denominada como Jumpstart Our Business Startups, o ley JOBS, que le permite a las compañías con ganancias de menos de 1.000 millones de dólares presentar en secreto la oferta pública de venta.

Snap gana dinero de una mezcla ecléctica de fuentes, que van desde los anuncios tradicionales en videos y filtros patrocinados basados en la localización, hasta productos físicos como las gafas inteligentes.

La aplicación de Snapchat fue lanzada en 2011 y se separó a sí misma de otros servicios de mensajería con un enfoque de desaparecer los mensajes. Inicialmente su reputación fue la de ser un servicio para enviar imágenes lascivas, pero se ha convertido en algo mucho mayor que eso.

Hoy Snap se define a sí misma como una “compañía de cámara fotográfica”. Vende las Spectacles para grabar videos y ha construido su aplicación insignia con lentes de realidad aumentada que hacen más divertido compartir publicaciones con los amigos.

El éxito de Snapchat ha obligado a otras grandes compañías que ofrecen servicios tecnológicos, como Facebook, Twitter e Instagram, a clonar sus características, con un éxito mezclado.

Facebook trató de adquirir la compañía en 2013 por 3.000 millones de dólares. La cantidad sonaba extravagante en ese momento, pero no tanto ahora.

La oferta pública hará a Spiegel, el cofundador de Snap de 26 años, uno de los multimillonarios más jóvenes del mundo.

Si las acciones funcionan bien, la oferta pública inicial de Snapchat podría impulsar a otras compañías de tecnología a que se vuelvan públicas. Muchas empresas de emprendimiento prefieren sentarse en sus grandes pilas de financiamiento privado en vez de luchar con el escrutinio del mercado público.

Pero Snapchat también debe contener las comparaciones con Twitter, que se hizo pública en medio de grandes expectativas, en 2013, solo para quemarse y estrellarse después de su primer reporte de ganancias.

Los inversores pesaban que Twitter podría ser el próximo Facebook, con más de mil millones de usuarios y una tremenda demanda de anunciantes. En cambio, los usuarios de Twitter se estancaron en una cifra cercana a los 300 millones.

El desafío para Snapchat, según el analista James Cakmak, de la compañía Monness, Crespi, Hardt, será poner más atención en cuántos usuarios “se involucran” en sus servicios que en solamente el crecimiento de los usuarios.